La crisis de la industria periodística está golpeando con fuerza a todo el sector pero especialmente a aquellas publicaciones que no tienen tanto músculo financiero para acumular años de números rojos. Uno de esos grupos más perjudicados es el de los periódicos locales, que en muchos casos han visto menguadas sus redacciones y los recursos necesarios para poder desempeñar dignamente el oficio, recortando hasta donde ya no es posible recortar más sin precipitar su propia muerte.
El Center for Innovation and Sustainability in Local Media acaba de presentar precisamente una investigación que revela en toda su profundidad el impacto que la crisis está teniendo sobre los medios locales, en este caso de EEUU, pero extrapolable en buena parte a Europa.

La investigación recuerda que los últimos 15 años han sido fundamentales para la industria periodística, un período de inmensas dificultades financieras que revirtieron la suerte de las dos décadas anteriores.

En 2004, el empleo en las redacciones y la publicidad impresa estaban cerca de los niveles máximos de los años noventa. Desde entonces, el número de periodistas empleados por los periódicos se ha reducido a la mitad, y los ingresos por publicidad impresa se han reducido a niveles impensables.

Primero lo sintieron los periódicos de las grandes ciudades y después los periódicos estatales y regionales. Pero para 2010, incluso los semanarios de un siglo que habían sobrevivido a la Gran Depresión veían amenazada su existencia.

La pregunta que flota en el aire hoy en día es, -indica el informe-: ¿Pueden los periódicos locales ser económicamente viables en el siglo XXI, superando el cambio a lo digital por parte de lectores y anunciantes y sobreviviendo al daño resultante a los modelos de negocios que los han sostenido durante 200 años?.

El informe que analiza la crisis de los medios locales se centra en cinco puntos. A continuación, un extracto de los temas más destacados:

La pérdida de periódicos y lectores:  Más de uno de cada cinco periódicos se ha cerrado en la última década y media, lo que deja a miles de comunidades locales en riesgo de convertirse en noticias de última hora. La mitad de los 3.143 condados en EEUU  ahora solo tienen un periódico, generalmente un pequeño semanario, que intenta cubrir sus diversas comunidades. Casi 200 condados en el país no tienen ningún periódico. Las personas con menos acceso a las noticias locales suelen ser las más vulnerables: las más pobres, las menos educadas y las más aisladas.

El ascenso del periódico fantasma: En una era de noticias falsas, la disminución de los periódicos locales representa otra amenaza para la vitalidad a largo plazo de las comunidades. Muchos de los 7.100 periódicos sobrevivientes son meros “fantasmas” de lo que fueron. Una vez que los semanarios icónicos independientes se fusionaron con diarios más grandes y desaparecieron gradualmente, los periódicos metropolitanos, regionales y estatales han reducido drásticamente su cobertura de los vecindarios de la ciudad, los suburbios y las áreas rurales, lo que representa un doble golpe para las comunidades que también han perdido un semanario local.

Crecen los más grandes:  La propiedad es importante, ya que determina no solo la visión editorial y la misión de un periódico, sino también los futuros modelos de negocios que evolucionarán para una industria en medio de una disrupción masiva. Más de la mitad de todos los periódicos han cambiado de propietario en la última década, algunas veces en varias ocasiones. Las 25 cadenas de periódicos más grandes poseen un tercio de todos los periódicos, incluyendo dos tercios de los 1.200 diarios del país. No es sorprendente que el número de propietarios independientes haya disminuido significativamente en los últimos años, ya que los periódicos familiares han tirado la toalla y se han vendido a los grandes.

Llenar el vacío de noticias locales:  Una serie de empresarios, desde periodistas en empresas de televisión hasta fundadores de sitios digitales, están experimentando con nuevos modelos de negocios y nuevas formas de proporcionar noticias locales a cientos de comunidades que han perdido sus periódicos locales. La mayoría de las empresas, sin embargo, se agrupan en torno a las principales áreas metropolitanas. Como resultado, entre 1.300 y 1.400 comunidades que tenían sus propios periódicos en 2004 ahora no tienen ninguna cobertura de noticias.

Los desafíos y oportunidades que quedan:  No hay soluciones fáciles. A pesar de esto, las empresas con fines de lucro y sin fines de lucro, así como las empresas de medios digitales y las que provienen del mundo analógico, están comenzando a desarrollar modelos económicos y periodísticos viables. La oportunidad, y el desafío, es encontrar una manera de escalar estos esfuerzos para que las miles de comunidades que han perdido un periódico tengan una alternativa viable.

Hay que asegurarse de que todo lo que sustituye a lo que fueron los periódicos locales en el siglo XX sirve a las mismas funciones de construcción de la comunidad. Si podemos descubrir cómo elaborar e implementar modelos de negocios de noticias sostenibles en nuestros mercados más pequeños y más pobres, entonces podemos empoderar a los empresarios periodísticos para revivir y restaurar la confianza en los medios desde el nivel de base, en cualquier forma: impresos o digitales.

Más información:

Deja un comentario