Aunque las estadísticas y los análisis de modelos de suscripción desaconsejan por lo general cobrar por noticias sueltas, dado que lo importante es conseguir que un lector compre una suscripción al menos mensual y experimente el acceso completo a todos los servicios, hay algunos medios que están experimentando un módelo con micropagos, con buenos resultados.

Por ejemplo, uno que incorpora el método “pay as you go”; es decir, que se paga por lo que se lee, hasta un punto en el que si se supera por consumo el precio de una suscripción mensual, se recomienda pasar ya al pago mensual y poder acceder a todo.

De esta manera, el lector se registra, introduce su tarjeta de crédito, y si durante un mes ha habido diez noticias que no eran gratuitas, que le han interesado, accede a ellas, y se le factura al final de mes por ese consumo, generalmente a un precio inferior a los 0,25 céntimos de euro por noticia. Esto significa que al final del mes se le facturarán 2,50 euros. En el caso de que el coste mensual de una suscripción sea de, por ejemplo, cuatro euros, si el lector ha consumido en noticias más de cuatro euros, se considera que es una suscripción mensual y una vez traspasa ese límite de pago, se le notifica que tiene ya acceso libre a todos los artículos hasta que finalice el mes.

Es el caso, por ejemplo, con ciertos matices, del Winnipeg Free Press, cuyo modelo explicó recientemente en un webinar en INMA su vicepresidente, Christian Panson.

El paywall de Winnipeg Free Press es un sistema híbrido, con micropagos. El sistema incorpora estos niveles, según la propia nomenclatura de este medio:

  • Gratis: sin fricción.
  • Prueba: se necesita el correo electrónico.
  • Pago por consumo: reduce el compromiso.
  • Suscriptor: pago recurrente.

Es decir: posee un primer nivel de acceso a noticias gratuitas. Un segundo nivel de prueba de 60 días y un tercer nivel de pago, bien por consumo o bien una cuota mensual sin límite de consumo (17 dólares).

“La mayor parte de nuestros lectores viven en la zona amarilla: la experiencia libre y sin fricciones”, dijo Panson.

Opciones y experiencias del lector

Cuando un lector entra en el período de prueba de 60 días, ve la misma página cada vez durante esos 60 días, para familiarizarse con ella y reforzar la marca. Después de que finaliza el período de prueba, el lector recibe una oferta  personalizada.

“La forma principal en que hacemos eso es llevar a las personas al sitio una y otra vez, a través de redes sociales y de otro tipo”, dijo Panson.

Si el usuario ha estado leyendo menos de 40 artículos por mes, la oferta que se le hace al finalizar la prueba es un modelo de micropago de 0,27 céntimos de dolar por artículo. Si su consumo es superior a 40 artículos por mes, se recomienda la oferta de suscripción.

El sistema de micropagos de este medio estadounidense tiene algunas características como que

  • La compañía ofrece un reembolso en el caso de que un artículo al que se ha accedido no sea lo que se esperaba
  • Las páginas cargan con una demora de seis segundos en caso de que haya un clic accidental, para poder cancelarlo a tiempo.
  • Una vez que se compra un artículo, el lector lo posee para siempre.

Panson asegura que, pese a ofrecer posibilidad de reembolso, la tasa de solicitudes de devolución del dinero es insignificante, y que nadie se queja del precio de 27 céntimos de dolar por artículo.  La mayor parte de los artículos que se venden son locales. ”

Con más de 40.700 lectores digitales de pago y 7.337 suscriptores digitales, Free Press está vendiendo aproximadamente 892.000 artículos por mes. Panson indica que construyeron este sistema al ver que hay gente que no quiere suscripciones mensuales porque significa tener que cancelar después, si uno no quiere seguir, y que esta alternativa de los micropagos da tranquilidad a los lectores y además, refuerza dos objetivos actuales de toda empresa de medios: hacer ver que la información cuesta dinero, y lograr que los lectores se acostumbren a pagar y a dar los números de la tarjeta de crédito.

Deja un comentario