Periodismo

Superpoderes: Los responsables de los medios dicen qué habilidades digitales demandan las redacciones

Informe del Tow Knight Center de la Universidad de CUNY

Nota: La traducción del siguiente informe es fruto de un acuerdo de colaboración del Laboratorio de Periodismo con la Universidad de CUNY para trasladar al mundo de habla hispana el conocimiento de uno de los principales centros de referencia en investigación sobre nuevas tendencias periodísticas.

Por Mark Stencel y Kim Perry

Los medios de comunicación quieren contratar un nuevo tipo de periodistas que combinen la programación informática, la producción audiovisual y las habilidades de captación y análisis de audiencia además de los conocimientos de los redactores tradicionales e, incluso, con algunas habilidades empresariales. Este informe describe los “súperpoderes” que los responsables de medios dicen que necesitan los periodistas de ahora y por qué.

 

INTRODUCCIÓN

La industria de los medios de comunicación ha entrado en el mercado de los héroes: excelentes periodistas que también posean habilidades especiales para contar historias y construir los productos informativos que el público quiere, necesita y espera.

No se necesita tener el súper oído de Clark Kent para captar ese grito de “ayuda”. El mensaje llegó alto y claro en las respuestas que 31 medios de comunicación nos dieron a un cuestionario on-line sobre las prioridades para la contratación de personal, dos docenas de entrevistas en profundidad y un repaso de los anuncios de puestos de trabajo publicados por todo Estados Unidos.

“Los nuevos mejores empleados son los que tienen un súperpoder”, dijo Drake Martinet, vicepresidente de productos de VICE Media. “Se contratan para escribir, editar, aumentar la audiencia…. Pero también pueden pensar con el lenguaje y en el funcionamiento de otros departamentos de la organización”.

Martinet y casi 40 otros participantes detallaron sus prioridades para contratar profesionales y describieron la combinación de habilidades que ahora necesitan las personas que contratan.

Cuando se les pidió que identificaran entre cinco y diez necesidades para contratar profesionales el próximo año, los medios de comunicación que respondieron a nuestro cuestionario priorizaron habilidades en tres áreas: programación informática, captación de audiencia y datos, y producción de foto/vídeo. Dos tercios de los medios eligieron “programación/desarrollo informático” y “captación de audiencia/análisis de datos de usuarios y medición de audiencia”. Casi el 60 por ciento eligió narración/edición audiovisual. ”

Cuando pedimos a los participantes de la encuesta que limitaran sus opciones a sólo tres prioridades de contratación, las mismas tres habilidades -programación informática, captación de audiencia/medición de datos y narración audiovisual- coparon también esa lista.

En el otro extremo de la lista de prioridades para la contratación de profesionales se encontraban seis habilidades que surgieron en el principio de la transición de los medios de comunicación tradicionales a los medios de distribución digital. Buscadas por lo menos en un cuarto de las redacciones encuestadas, se incluyeron habilidades como: elaboración de blogs, gestión de contenidos y sistemas editoriales, trascripción/autoedición, comprobación de hechos/verificación de fuentes y gestión de propiedad del producto editorial.

Muchos profesionales de larga trayectoria en los medios de comunicación que encuestamos presumiblemente poseen ya estas habilidades, por lo que el hecho de que ocuparan un lugar bajo entre las prioridades generales de contratación puede reflejar un exceso de oferta más que una falta de demanda. “No nos faltan habilidades en relación al proceso de publicación con un CMS (Content Management System-sistema de gestión de contenidos) o un programa de edición, dijo Mark Briggs, director de medios digitales de la filial de la NBC, KING-TV, en Seattle. Pero curiosamente, la media docena de redacciones que priorizaban las habilidades de edición y auto-edición no eran escondites fortificados de “viejos medios” estancados. Cinco de los seis eran medios digitales desde el principio: AJ +, First Look Media, Quartz, Storyful y Texas Tribune.

Las personas a las que pedimos que respondieran a nuestro cuestionario no fueron seleccionadas al azar, por lo que la encuesta no es científica. Es imposible decir si las necesidades de personal señaladas por los encuestados son típicas en toda la industria o sirven sólo para estimar la probabilidad de que lo sean.

Sin embargo, hemos investigado intencionadamente a los responsables de redacciones de una amplia variedad de medios de comunicación: medios que comenzaron como prensa tradicional y medios que nacieron como nativos digitales, medios locales y nacionales, redacciones pequeñas y grandes, con y sin fines de lucro, medios que cubren nichos de información y los que cubren información general. Lo que advertimos en las entrevistas en profundidad y lo que observamos en casi 120 anuncios de trabajos publicados durante el mismo período de tiempo de la investigación, reforzaron lo que percibimos en los resultados de la encuesta.

En conjunto, estos hallazgos ofrecen una guía de las tendencias en la contratación editorial que creemos serán útiles para los responsables y gestores de medios, los educadores de periodismo y aquellos que buscan entrar o ascender en la profesión, particularmente en los medios de comunicación situados en Estados Unidos. Además, dado que los datos provienen de algunos de los principales actores de la industria así como de medios respetados, añade una perspectiva a nivel ejecutivo para realizar otras investigaciones sobre la evolución de las habilidades necesarias en las redacciones.

 

RESULTADOS CLAVE

Un resumen rápido.

 Nuestra encuesta solicitó a los responsables de los medios de comunicación que identificaran sus prioridades de contratación inmediata, usando una lista de 21 habilidades que concluimos que eran necesarias o se estaban demandando -o ambas cosas- en las redacciones, basándonos en nuestra experiencia de contratación y capacitación editorial, una revisión de las ofertas de empleo publicadas e investigaciones previas al respecto.

Basándonos en los resultados de la encuesta y los comentarios que recibimos, creemos que las habilidades se dividen en dos categorías. Las primeras, las “Habilidades fundamentales” o Fundamental Skills, son aquellas en las que las redacciones han confiado durante mucho tiempo para cubrir y descubrir las noticias así como para difundirlas en los medios tradicionales, como la prensa impresa, la radiodifusión y las “webs” clásicas. Las segundas, las “Habilidades de transformación” o Transformacional skills son habilidades que los medios necesitan implementar para adaptarse a los amplios y constantes cambios en la audiencia, así como para la aplicación de la tecnología para redactar, analizar y distribuir noticias.

Entre nuestros hallazgos:

Superpoderes necesarios: la habilidad de redactar y analizar información no es suficiente.

Las habilidades que llamamos de Transformación tenían mayor demanda que las denominadas Fundamentales, de acuerdo a las respuestas a nuestro cuestionario. Programación/desarrollo informático, captación de audiencia/medición de datos, narración audiovisual, diseño digital y distribución en redes sociales fueron las cinco principales prioridades de contratación para los responsables de las redacciones encuestados. Todas estas habilidades se encuentran en nuestra categoría de habilidades de Transformación. Solamente una habilidad que categorizamos como Fundamental –el hacer reportajes, escribir, editar- era una prioridad entre las necesidades de contratación en más de la mitad de las redacciones encuestadas.

En las respuestas abiertas de nuestro cuestionario y en las entrevistas en profundidad, sin embargo, hemos visto constantemente que las contrataciones de personal más valiosas son aquellas que reúnen las habilidades Fundamentales y las de Transformación. Eso significa que los empleados potenciales que aúnen el nuevo conocimiento especializado que los responsables de medios dicen que necesitan con mayor urgencia, con una profunda comprensión de la misión editorial de su medio y las habilidades fundamentales son los que tienen verdaderos súperpoderes. En palabras de una descripción del puesto de trabajo de 2015 para un desarrollador de noticias interactivas en la oficina de McClatchy D.C.: “Esperamos que tus habilidades de periodismo sean tan importantes como tus habilidades de programación y sensibilidad audiovisual”.

Nuevas habilidades de liderazgo necesitadas en las redacciones horizontales y multidisciplinarias: Los responsables de los medios están ansiosos por fomentar una mentalidad enfocada en el producto en sus redacciones, contratando a personas que tengan visión para crear y supervisar proyectos editoriales así como servicios y experiencias que conecten con las audiencias. La mitad de los medios que respondieron a nuestro cuestionario dijeron que la propiedad del producto y el desarrollo del producto era una prioridad de contratación inmediata, y otros dijeron que ya habían hecho tales contrataciones.

Los directores de proyectos, que a menudo coordinan el trabajo interdisciplinario necesario para crear y mantener productos editoriales, eran menos demandados en funciones de responsabilidad. Sin embargo, las entrevistas y las ofertas de empleo indicaron que los responsables de los medios a menudo buscan personas con habilidades de gestión al contratar diferentes posiciones para otras funciones de producción, edición y gestión. Las entrevistas también señalaron que los medios aún valoran a los buenos gestores, pero generalmente buscan desarrollarlos y capacitarlos, en vez de contratarlos. El liderazgo y la capacidad de gestión “están muy infravaloradas y son difíciles de encontrar “, dijo Melanie Sill, una veterana editora de prensa que ahora es vicepresidente de Contenidos en Southern California Public Radio en Pasadena. “Los trabajos más difíciles de cubrir son trabajos que necesitan personas que son periodistas cualificados con conocimientos técnicos y que pueden gestionar gente”.

Conocimiento comercial y de la audiencia son un “must”: Las tradicionales barreras éticas todavía permanecen entre las redacciones y el equipo comercial, pero las relaciones a través de esas fronteras son mucho más comunes hoy que en los días de importantes beneficios y grandes audiencias. Alrededor de dos tercios de nuestros 39 participantes, incluyendo a la mayoría de los que dirigían medios de comunicación sin fines de lucro, dijeron que creían que el personal de sus redacciones necesitaba una comprensión básica de la parte económica y comercial de la industria de la información.

Incluso entre los que dijeron no estar de acuerdo, cerca de la mitad dejó claro en sus respuestas que esperaban que los empleados reconocieran y supieran responder a la competencia y a las fuerzas del mercado dentro de la industria informativa. Y ninguna fuerza de mercado importa más que los cambios profundos en la forma en que la gente accede a la información y cómo esos cambios en la audiencia determinan lo que un medio puede permitirse gastar en su periodismo. “Todos tenemos que aprender más y prestar más atención a los hábitos cotidianos de nuestra audiencia digital”, dijo Rene Sánchez, editor y vicepresidente ejecutivo del Star Tribune en Minneapolis.

Los mercados marcan las prioridades de contratación: Las prioridades de contratación de profesionales de los medios locales difieren significativamente de otras clases de medios, especialmente cuando se trata de profesionales con habilidades de transformación, en periódicos y otros medios asentados ​​en mercados pequeños o medianos. La narración audiovisual, por ejemplo, era una clara prioridad para la mayoría de estos medios locales (5 de 7, o 71 por ciento), más que para todos los participantes (18 de 31, o 58 por ciento). Pero el conocimiento de programación informática, la captación de audiencia y el conocimiento sobre la propiedad del producto no lo eran. La mayoría de medios de comunicación (22 de 31, o 71 por ciento) dijeron que el conocimiento de programación informática era una prioridad para la contratación, pero era mucho menos importante en los mercados pequeños y medianos (2 de 7 o 29 por ciento).

Existen diferencias similares entre los ocho periódicos que realizaron nuestra encuesta en comparación con otros tipos de medios de comunicación, pero cinco de los periódicos también se encontraban entre las empresas asentadas en mercados pequeños y medianos, por lo que se necesitaría una investigación más amplia para clasificar de manera más clara los problemas según el tamaño del mercado.

 

METODOLOGÍA

La información para nuestra investigación se reunió durante varios meses, en 2015, basándose principalmente ​​en las respuestas de 39 responsables escogidos en 31 medios de comunicación distintos. Todos los participantes estaban ubicados ​​en Estados Unidos, pero varios han trabajado para medios internacionales. Cada responsable respondió a un cuestionario online con preguntas cerradas y abiertas, durante cuatro semanas de los meses de julio y agosto. Además, realizamos dos docenas de entrevistas en profundidad por teléfono o por correo electrónico en las semanas siguientes. También comparamos las responsabilidades y habilidades descritas en más de 100 anuncios de puestos de trabajo que reunimos de varias webs de trabajo sobre periodismo, entre abril y mediados de julio.

Para el cuestionario y las entrevistas, buscamos responsables de alto nivel de medios con audiencias variadas (local, nacional, global, nicho) y diferentes modelos de negocio (sin fines de lucro y comerciales). También buscamos responsables de medios tanto de medios que comenzaron como digitales y aquellos cuyas ofertas actuales evolucionaron a partir de publicaciones impresas tradicionales o de radiodifusión.

Entre nuestros participantes se incluyeron:

  • Ocho personas de siete medios locales asentados en mercados pequeños y medianos de los Estados Unidos, empresas cuyo público principal no estaba en los 10 más importantes mercados para los medios de Estados Unidos;
  • 11 personas de ocho medios locales más grandes, incluyendo varios con importantes audiencias nacionales e incluso internacionales;
  • 15 personas de medios cuyo público principal era nacional y/o internacional;
  • Tres personas de medios centrados en nichos de mercado con audiencias altamente focalizadas, incluyendo una agencia de noticias especializada en redes sociales usada por otros medios;
  • Y dos personas que representan grandes y diversificados medios de comunicación, incluyendo uno con importante presencia local en los Estados Unidos.

Aunque deliberadamente entrevistamos a los responsables de diversos medios, este informe no se basa en una investigación estadísticamente válida, como se señaló anteriormente. Algunas importantes categorías de medios de comunicación, como los canales de televisión y las revistas, estaban subrepresentadas en nuestra lista final de encuestados. Debido a que estábamos tratando de obtener información en un tiempo acotado de algunas de las personas más ocupadas en el negocio, entre nuestros encuestados también se incluyeron antiguos colegas y clientes, así como otras personas muy relacionadas con la facultad y el Tow-Knight Center. Pero dada la diversidad de las redacciones representadas y las responsabilidades de liderazgo que muchos de nuestros encuestados han desempeñado en la industria y en varias asociaciones y medios de comunicación, seguimos pensando que el grupo que seleccionamos fue bueno para hablar en nombre de sus homólogos.

 

SUPERPODERES

¿Qué clase de talento necesitan los medios?

El periodismo todavía necesita grandes periodistas. Pero lo que expresaron la mayoría de los 39 ejecutivos de medios de comunicación y editores experimentados que hemos entrevistado para este informe fue que realmente necesitan periodistas con talento que además tengan las habilidades especializadas que se necesita para asegurar que el gran periodismo sigue siendo relevante para unas audiencias que cambian rápidamente.

“Podemos encontrar gente con sólidas habilidades de redacción e investigación periodística, y [otras personas con] la capacidad de usar Twitter, para usar las redes sociales”, dijo Mandy Jenkins, editora de informativos de Storyful, agencia de medios de redes sociales y servicio de verificación de información. “Pero es más difícil encontrar a los que combinen aquellas habilidades para ofrecer pensamiento crítico e investigación de las redes sociales”.

Una descripción de un puesto de trabajo en 2015 para Los Angeles Times señala las nuevas expectativas sobre habilidades híbridas, incluso para un editor adjunto de páginas: “Como en todos los puestos de trabajo de The Times, se trata de una posición multimedia y multiplataforma”. “…El editor adjunto deberá tener en cuenta nuestra presencia digital, las características de nuestra web, nuestros proyectos online y cómo aumentar la presencia y popularidad de los contenidos de opinión de The Times en Internet”.

No son sólo los medios con equipos y audiencias del tamaño de Los Angeles Times quienes están pensando de esta manera. En el suroeste de Illinois, por ejemplo, el McClatchy (propiedad del medio demócrata de Belleville) estaba buscando un periodista multimedia: alguien capaz de “grabar vídeos y aprender a producir gráficos interactivos”, además de estar dispuesto a “usar las redes sociales como parte de la rutina diaria”. “Ah -añadieron los editores- y el manejo de base de datos periodísticas son un plus”.

En Lawrence, Kansas, el diario local Journal-World estaba buscando a un periodista digital que pudiera impulsar la redacción y la cobertura de noticias. Pero los editores también querían a alguien que conociera el funcionamiento de la analítica digital y tuviera “fuertes habilidades en el manejo de redes sociales” y “experiencia en presentación de datos (data visualization)”.

Después de años de recortes en las redacciones y adquisiciones de medios, se ha forjado un mercado de talento editorial, por lo que los anuncios de trabajo que buscan periodistas multifacéticos como éstos son bastante comunes. Pero muchos responsables de la toma de decisiones en los medios de comunicación también saben por experiencia que los requisitos laborales son más fáciles de escribir que de encontrar. Kevin Roose, director de informativos de Fusion, dijo que quiere que la gente de su equipo sea tan buena cultivando fuentes y llevando las redes sociales como descubriendo información en un requerimiento FOIA (La Ley de Libertad de Información -Freedom of Information Act (FOIA)- brinda el derecho a acceder a información del gobierno federal). “Desearía que esas habilidades no fueran tan extrañas”, se lamentó. “Esas personas son aves raras”.

Casi todos los responsables de medios de comunicación están buscando en el mercado una versión de la misma cosa: nuevos talentos con súper habilidades que necesitan para rescatar a sus medios de la destrucción digital. Pero, ¿cuáles son las habilidades más importantes y para quién?

Para responder a esa pregunta, pedimos a los ejecutivos y responsables de los medios de comunicación que nos informaran sobre sus prioridades de contratación de profesionales entre 21 habilidades. Elegimos las habilidades basándonos en gran parte en los deberes y responsabilidades solicitados en docenas de anuncios de ofertas de trabajo, así como nuestra propia experiencia en las redacciones, la realización de programas de formación editorial y la consultoría a clientes de medios de comunicación. También examinamos las habilidades detalladas en una encuesta más amplia, de 2014, sobre periodistas y educadores de periodismo publicada por el Poynter Institute for Media Studies. Basándonos en las respuestas a nuestro cuestionario, dividimos esas habilidades en dos grandes categorías:

Habilidades Fundamentales: habilidades primordiales de las que las redacciones dependen para cubrir y descubrir las noticias y difundirlas en las diferentes plataformas de medios de comunicación, como los medios impresos, la radio y televisión así como la “webs” clásicas (la experiencia informativa en el ordenador del escritorio).

Habilidades Transformacionales: habilidades que las redacciones deben implementar para adaptarse a los amplios y constantes cambios en la audiencia así como en distribución, prácticas editoriales y presentación de la información.

No asumimos que las habilidades digitales sean inherentemente Transformacionales, o que las habilidades pre-digitales son necesariamente Fundamentales. En lugar de ello las definimos en función a lo que los responsables de medios dijeron que necesitaban: habilidades particulares para ayudar a su medio a adaptarse a los cambios que se están dando en el negocio de los medios de comunicación.

Por ejemplo, el conocimiento de fotografía y el vídeo no es nuevo. Pero la adaptación de las técnicas fotográficas y de vídeo para una audiencia que depende cada vez más de teléfonos móviles y de las redes sociales quedo claramente patente cuando nuestros entrevistados dieron prioridad a la narración/edición audiovisual, por lo que denominamos a ese conjunto de habilidades como Transformacionales. Publicar Blogs, por otro lado, juega un papel importante en las estrategias digitales de los medios. Pero lo clasificamos de Fundamentales porque este conocimiento se ha consolidado durante una década y media.

La innovación es esencial y ocurre tanto en las habilidades Fundamentales como en las Transformacionales, por supuesto. La diferencia aquí, en términos de prioridades de contratación de personal para los medios, es el objetivo de la innovación: las innovaciones fundamentales hacen un mejor periodismo. Las innovaciones transformacionales hacen mejores medios. Las personas que tienen las habilidades Fundamentales y Transformacionales ayudan a hacer ambas cosas. Estos son los profesionales más demandados: los periodistas con súperpoderes.

Prioridades Fundamentales y Transformacionales

Las cifras y porcentajes de 31 medios encuestadas que señalaron que estas habilidades estaban entre sus prioridades de contratación inmediata para el próximo año.

Programación/desarrollo informático2271%Transformacional
Captación de usuarios/medición e información de audiencia2065%Transformacional
Narración audiovisual/edición (producción de foto/vídeo)1858%Transformacional
Diseño digital (para web, móvil, apps)1755%Transformacional
Distribución en redes sociales1755%Transformacional
Periodismo básico (redacción, edición, investigación)1652%Fundamental
Propiedad del producto y desarrollo del producto (supervisión, comprensión y dirección de proyectos, servicios o experiencias de usuario)1652%Transformacional
Competencias digitales esenciales (comprensión de las expectativas y los cambios en la audiencia/panorama competitivo de los medios y comportamiento de la audiencia)1548%Fundamental
Fidelización de usuarios de medios y de redes sociales1445%Transformacional
Realización de reportajes e informes en base a datos (data report)1342%Fundamental
Realización de reportajes especializados/reportajes de impacto1239%Fundamental
Creación y edición de narrativas para diferentes plataformas1239%Transformacional
Animación editorial y de gráficos1239%Transformacional
Experiencia de usuario1239%Transformacional
Edición y producción audiovisual929%Transformacional
Administración (gestión de procesos, recursos humanos y toma de decisiones, presupuesto)826%Transformacional
Realización de blogs723%Fundamental
Gestión de proyectos (planificación, coordinación, diseño de procesos)723%Transformacional
Gestión de contenidos y sistemas editoriales619%Fundamental
Redacción y autoedición619%Fundamental
Comprobación de hechos/verificación de fuentes (*)310%Fundamental
Gestión de derechos de autor (licencias de fotos, etc.)310%Fundamental

 

PRIMERO LA AUDIENCIA.

Entender el consumo para generar audiencia.

¿Qué se necesita para ser el editor digital en un medio local en 2015? Cuando la Gazette Company de Cedar Rapids, Iowa, buscaba un editor digital, requirió alguien con un “sólido criterio sobre los medios”, alguien que pudiese “implementar importantes e innovadores planes de cobertura informativa, a veces de pequeñas noticias”. Exactamente, lo que uno espera de un responsable de un medio que gestiona un periódico de 130 años de antigüedad, una estación de televisión local y sus respectivas web.

Pero por encima de todo, al menos en la descripción del trabajo, The Gazette también quería un editor con algunas características distintitas del siglo 21: conocimiento amplio de audiencias, incluyendo “el uso de Test A/B (experimentos aleatorios con dos variables usado en marketing) y mapa de calor (el heat mapping es una herramienta de marketing para conocer la navegación del usuario en la web y las páginas más visitadas) y otras herramientas de análisis de audiencia”.

“Nuestro candidato ideal será capaz de analizar datos, identificar tendencias y responder con las estrategias de fidelización de usuarios más atractivas posibles. Entenderá SEO, las mejores prácticas de las redes sociales y ayudarán a entrenar a la redacción sobre herramientas digitales y mejores prácticas. Podrá entender el consumo digital (y móvil) de nuestra audiencia…. Tendrá experiencia desarrollando estrategias en función de los horarios de consumo y análisis de información de los usuarios para predecir el consumo de contenidos y cómo utilizar mejor los recursos.”

Estas habilidades son un tipo totalmente diferente del “quién, qué, dónde, cuándo y por qué” que la mayoría de las facultades de periodismo enseñan.

En los medios de hoy, crear audiencia es casi un problema de todos. Y las habilidades especiales que The Gazette buscaba en el mercado también parecen estar muy demandas en muchas otras redacciones.

Alrededor de dos tercios de los medios que respondieron a nuestro cuestionario (20 de 31 o 65 por ciento) mencionaron la experiencia en la captación de audiencias y el conocimiento de medición del uso de los medios por parte de los lectores entre las primera cinco prioridades de contratación (entre las diez) de personal para el próximo año.

“Las habilidades necesarias son un enfoque real en cómo se está consumiendo una pieza informativa: a través del móvil, en una tablet o frente al escritorio”, dijo Raju Narisetti, vicepresidente ejecutivo de estrategia de News Corp. “Estamos hablando del tipo de experiencia que estás tratando de crear… ¿Dónde y cómo están las personas que experimentan la noticia?”.

Desglosando las respuestas por parte del público objetivo, muchos de los responsables de medios de comunicación locales respondieron de la misma forma, dos tercios de esos medios (10 de 15, o 67 por ciento) dieron prioridad a la audiencia y la medición de la misma. Pero eso no siempre es el caso, especialmente en los mercados de comunicación como los del tamaño de Cedar Rapids.

Hubo una división notable entre las respuestas de los responsables de medios con pequeñas y medianas audiencias locales (aquellos que no estaban en el top 10 de los medios de EE.UU.) y los otros medios entrevistados. Entre los medios asentados en mercados pequeños o de mediano tamaño, menos de la mitad (3 de 7, o 43 por ciento) clasificó la captación de audiencia y las mediciones de la misma como una prioridad. En los mercados más grandes, la mayoría de los medios locales (7 de 8, o 88 por ciento) dijeron que estaban buscando personas con importante experiencia en captación de audiencia. (En algunos casos, como el Washington Post y la radio pública de Nueva York WNYC, estos medios más grandes y consolidados tienen una audiencia nacional e incluso internacional significativa y parecen compartir las necesidades con medios que se centran principalmente en esos mercados).

Las redes sociales son una parte importante de las estrategias de audiencia de muchos medios. Si bien esas habilidades no se clasificaron como tan importantes en comparación con el desarrollo de audiencias y la medición de la misma, más de la mitad de los encuestados (17 de 31, o 55 por ciento) clasificó la distribución de contenidos en redes sociales como una de sus prioridades de contratación. Y un poco menos de la mitad (14 de 31, o 45 por ciento) dijo que estaba buscando profesionales con habilidades en la producción informativa y fidelización de usuarios de las redes sociales.

La distribución en redes sociales en particular es más que comprender el arte y la mecánica de crear un post en una u otra plataforma. Se trata de entender cómo cada post afecta el comportamiento y cómo ese comportamiento se relaciona con la estrategia editorial y con la audiencia del medio. “Realmente la gente todavía no entiende Facebook o Twitter y por qué los usuarios hace ‘clic’ en las cosas”, dijo Annie-Rose Strasser, ex directora de Buzzfeed que ahora está en la red de podcasting de Gimlet Media. “Es tan valioso entender que si no tienes personal que entiende eso, es como disparar en la oscuridad.”

Pero aquí nuevamente el cuestionario sugirió diferencias entre los medios locales asentados en mercados pequeños y los otros medios con los que hablamos. En los mercados de pequeña y mediana escala, menos de la mitad de nuestros encuestados (3 de 7, o 43 por ciento) daba prioridad a la distribución en redes sociales y menos de un tercio (2 de 7, o 29 por ciento) mencionó la fidelización de los usuarios de las redes.

La importancia general de la audiencia para la mayoría de los responsables de los medios de comunicación fue también lo suficientemente clara de los anuncios de puestos de trabajo de periodismo reunidos para este informe. Entre las ofertas se encontraban puestos como:

  • Gerente de Captación de Audiencia.
  • Editor de fidelización digital.
  • Productor para redes sociales y audiencia.
  • Productor para redes sociales.
  • Editor para redes sociales.
  • Editor/periodista de redes sociales.

Cargos como éstos suelen implicar responsabilidades como atraer audiencias de canales de redes sociales específicos; analizar las tendencias de los usuarios y las estadísticas de la web o plataforma y, a veces, formar a otros para gestionar algunas de estas responsabilidades.

Pero también vimos que algunas de estas mismas responsabilidades se incluían y enfatizaban en los requisitos para otros tipos ofertas de empleo en periodismo, tanto en puestos situados arriba o abajo de los organigramas de varios empleadores.

En WPIX-TV/PIX11 News, propiedad de Tribune, en Nueva York, se buscaba a un productor web que se responsabilizara de las últimas noticias y de unas pocas ediciones de vídeo. Pero el “candidato ideal” también sería “experto en redes sociales, SEO (Search Engine Optimization)

y otras herramientas para hacer crecer la audiencia digital de PIX11 mientras se aumentara la fidelización de los televidentes”. Esto significaba administrar cuentas de redes sociales “para noticias de actualidad, promoción de las noticias y fidelización de la audiencia (Facebook Twitter, Instagram, Snapchat) “; “Tweetear en directo y fidelizar la audiencia de los noticieros”; Y el “conocimiento de herramientas de medición de uso de web como Google Analytics”. Las metas finales eran: “ayudar a aumentar la audiencia” y “experimentar nuevas formas de contar noticias y llegar a un público más amplio”.

Del mismo modo, el Indiana Media Group de Gannett buscaba un productor digital para Muncie Star Press y Richmond Palladium-Item que llegara dispuesto a “colaborar con los editores para maximizar la presencia del medio en las redes sociales”. Este productor debería combinar las habilidades primordiales del periodismo (redacción de noticias, producción y edición) “con” conocimiento avanzado de las redes sociales “, el know-how para” fidelizar a los seguidores en las plataformas digitales” y la “capacidad de interpretar los datos de las audiencias”.

Requisitos similares aparecieron en los anuncios publicados de otros puestos de primera línea para las redacciones -desde un periodista digital freelance en KNBC-TV/NBC4 en Los Ángeles (que usaría una lista de servicios para redes sociales “para informar y fidelizar a nuestra audiencia”) hasta un productor de plataformas digitales para el programa de radio pública On Being (que gestionará los “espacios en redes sociales” y ayudará a “alcanzar las metas de crecimiento de audiencia para cada uno de nuestros canales digitales, incluyendo Facebook, Twitter, Tumblr, Instagram, etc.”)

Cuando preguntamos si sus medios habían creado puestos de trabajo en el año anterior que no existían previamente, muchos participantes de la investigación mencionaron puestos directamente relacionados con la captación de audiencia, la fidelización de los usuarios y / o de las redes sociales. Entre ellos:

  • Un productor digital de KING-T /KING5 en Seattle “para centrarse en proyectos de televisión interactiva, combinando la fidelización en las redes sociales con la programación de televisión”.
  • Un equipo de productores en Al Jazeera Media Network AJ para “crear contenido específicamente para redes sociales… [e] involucrarse auténticamente con la audiencia en esos espacios y crear contenidos diseñados para los mismos y para las comunidades virtuales”.
  • Un productor de gráficos con movimiento “para plataformas móviles/de redes sociales” y un editor de Snapchat en VOX Media.
  • Un jefe de redes sociales para Vice, que también crearía un “equipo de gestión de plataforma” para liderar “el crecimiento de nuestros sitios digitales a través del uso especializado de medición del uso de las web… combinado con la inteligencia editorial y una comprensión profunda de los hábitos de los usuarios en la web”.

Otra señal de que estas habilidades eran de gran demanda es que seis de los 39 responsables de medios que respondieron a nuestro cuestionario observaron que tenían dificultades para encontrar candidatos cualificados para la captación de audiencia, medición del uso de las webs y posicionamiento en las redes sociales.

 

ENTRE LAS FILAS: PROGRAMADORES Y DESARROLLADORES

La creciente necesidad de programadores de redacción.

El conocimiento de programación y desarrollo informático eran la principal prioridad de contratación de personal para los medios que encuestábamos, pero no para todo los tipos de medios. Y para los distintos responsables también significaban cosas muy diferentes cuando se referían a las habilidades y necesidades particulares que requerían.

Más de dos tercios de los medios que respondieron a nuestro cuestionario (22 de 31, o 71 por ciento) dijeron que el conocimiento de programación y desarrollo informático estaban entre las cinco de las diez necesidades prioritarias para el próximo año. Esto es cierto para muchas categorías -especialmente entre los medios que comenzaron como publicaciones digitales (11 de 13, o 85 por ciento) y para todos los 11 de los medios de comunicación sin fines de lucro que respondieron, incluyendo cinco radios públicas y un número de startups primordialmente digitales.

Los medios que publican periódicos, por el contrario, estaban mucho menos centrados en la programación y el desarrollo informático (3 de 8, o 38 por ciento). La diferencia fue aún mayor para los medios que se dirigen a mercados de tamaño pequeño o mediano (2 de 7, o 29 por ciento), para todos menos para dos, ambos periódicos, de los cuales sólo uno de ellos dijo que la programación y el desarrollo informático estaban entre sus necesidades de contratación. Al mismo tiempo, los editores de dos periódicos dirigidos a mercados de tamaño pequeño o mediano, se unieron a otros responsables de medios de comunicación al señalar que las habilidades de programación informática eran difíciles de encontrar, incluso cuando esas contrataciones de profesionales han sido una prioridad para sus medios.

En respuestas abiertas, siete responsables de medios señalaron que sus organizaciones habían creado nuevos puestos con títulos como desarrollador o ingeniero. Nueve responsables de medios también dijeron que tenían dificultades para encontrar candidatos cualificados para ocupar ese tipo de puestos de trabajo, así como para cubrir posiciones que describieron como técnicos y “periodistas-programadores”. Y como señaló Daniel Eilemberg, encontrar a aquellos que aunaran “experiencia y/o interés en medios de comunicación “sólo hizo que el desafío de contratación fuese mayor.

Las necesidades de la industria de la comunicación de habilidades de programación informática se dividen principalmente en dos categorías, y ambas requieren una mezcla de experiencia técnica y editorial:

  • Programadores abiertos a las redacciones: Aquellos con suficiente sensibilidad editorial para trabajar con sus colegas periodistas en todo, desde grandes proyectos editoriales hasta sistemas de publicación y nuevos productos editoriales.
  • Periodistas abiertos a la programación informática: Aquellos con suficientes habilidades informáticas para desarrollar sus propios productos editoriales trabajando estrechamente con (y, francamente, a veces alrededor) los equipos que tienen la responsabilidad técnica directa de la presencia digital total del medio.

En los medios de comunicación más pequeños puede haber más mezcla y coincidencia de estas habilidades y responsabilidades, dependiendo en gran medida del organigrama del medio (¿la publicación digital es parte o debe estar separada de la redacción?) y su estrategia digital corporativa (¿es el medio parte de un grupo informativo más grande que se basa en compartir sus sistemas digitales en todas sus filiales?).

Las descripciones de los anuncios de trabajo reunidas para este informe estaban llenas de ejemplos de ambos tipos de puestos de trabajo.

Por ejemplo, para una vacante en la oficina de McClatchy en Washington de un desarrollador de medios digitales se buscaba a alguien con experiencia en “conceptualizar y elaborar visualizaciones de datos y gráficos interactivos.” También se requería “conocimientos avanzados de HTML5, CSS, JavaScript (jQuery), conocimientos de diseño y capacidad de elaborar diseños interactivos y las interfaces de usuario, familiaridad con el manejo e interpretación de datos y hábitos de navegación en Web; experiencia con gráficos y diseño”.

No es tan inusual observar este tipo de detallados requisitos técnicos para un trabajo editorial como solían ser antes y en casi cualquier nivel de los medios de comunicación. Otro ejemplo es un anuncio de la Crónica de la Educación Superior, en una oferta de contratación de becarios la publicación decía que estaba buscando aspirantes con “un fuerte interés en seguir una carrera en el periodismo”, el anuncio de trabajo también señalaba que “la experiencia en producción web era una ventaja”.

La directora de información de Storyful, Mandy Jenkins, dijo que medios como el suyo encuentran que a veces es más fácil formar a los periodistas en tecnología que “encontrar a personas con conocimientos tecnológicos que tengan interés en el periodismo”. “Es mucho más difícil hacer que alguien que no es periodista piense como un periodista” y “Es mucho más difícil formar a alguien para hacer una buena pregunta y tener visión crítica para la información”.

La editora de Texas Tribune, Emily Ramshaw, se hizo eco de ese comentario y señaló que estaban viendo un creciente número de periodistas que ya tenían alguna experiencia que combinaba la programación informática y la redacción. “Estamos viendo una raza de periodistas que pueden hacer ambas cosas…”. Tienen la capacidad de programar en el ordenador y coger el teléfono. Antes solía ser una cosa u otra… pero ahora viene todo en un sólo paquete.

Los medios tienen puestos de trabajo técnicos que no requieren experiencia en la búsqueda de exclusivas o cultivando fuentes informativas. Esto es especialmente cierto en los medios que dependen en gran medida de la distribución digital a gran escala En el tiempo en que estuvimos analizando las ofertas de trabajo, vimos numerosas ofertas en el servicio de noticias financieras de Bloomberg para desarrolladores de software, desarrolladores de apps, ingenieros de software y desarrolladores de infraestructuras informáticas. Bloomberg también estaba contratando a científicos investigadores para trabajar en “proyectos de intersección entre el aprendizaje automático o de ordenadores, el procesamiento del lenguaje natural y la lingüística computacional”.

El estar familiarizado con los procesos informativos y los problemas culturales es lo más importante en los puestos de trabajo tecnológicos de primera línea. En el Washington Post, por ejemplo, un anuncio de trabajo para un especialista en soporte del sistema requería “experiencia con los sistemas de publicación web y de impresión así como el conocimiento de flujos de usuarios” como requisito tan importante como la familiaridad con formatos de datos como xml y json y la experiencia de resolución de problemas de rendimiento y optimización de sitios web. Asimismo, Associated Press buscaba un especialista en sistemas de información con “chuletas” técnicas, así como “experiencia profesional en la difusión o producción/creación de noticias online, canales de difusión o sistemas operaciones online”.

La emisora de radio pública WBUR de Boston definió sus necesidades de manera bastante explícitas para un responsable de desarrollo web que quería contratar el año pasado, redactando con 100 palabras los detallados requisitos técnicos. Además de la experiencia con “las tecnologías de servicio web como Apache, Nginx, IIS 7 +” y “Amazon AWS, EC2, S3”, solicitaban: “Una pasión por el periodismo y la redacción de noticias”.

Los responsables de los medios dicen que escribir los requisitos para un puesto de trabajo suele ser mucho más fácil que cubrirlos, especialmente teniendo en cuenta la competencia por conseguir personas con conocimientos de programación informática y las habilidades necesarias para el ritmo frenético y contra-reloj con que se trabaja en las redacciones.

“Tenemos dificultades para retener a nuestros desarrolladores informáticos porque son muy demandados”, dijo Melanie Sill, vicepresidenta de contenidos de la Radio Pública del Sur de California (KPCC-FM) en Pasadena, anteriormente editora de un periódico. “Pagamos lo que podemos, pero pueden exigir salarios mucho más altos. Nuestro gasto en ese equipo humano es mucho mayor que en otros equipos”.

Parte de ese gasto es puramente financiero, como señaló Sill. Pero la cultura de una redacción de prensa puede ser tanto un obstáculo como los propios presupuestos de la redacción, con los técnicos pensados como personal de apoyo en lugar de como socios que resuelven problemas.

“Los medios de comunicación confuden una mentalidad de IT (tecnología informática) con la tecnología”, dijo Trei Brundrett de Vox. “La tecnología hoy es todo. Es el medio en el que nos estamos comunicando. [Los desarrolladores] deben ser fundamentales para todo tipo de decisiones y cosas que estemos construyendo”.

 

NARRACIÓN AUDIOVISUAL

Producción y edición de fotos y vídeos como funciones necesarias para cumplir con los objetivos editoriales y empresariales.

 Los fundamentos de la narración audiovisual y la edición se han convertido en requisitos bastante estándar para trabajar en los medios digitales. El conocimiento audiovisual era un requisito enumerado en muchos de las anuncios de trabajo para “productor online” analizados para este informe, incluso para los que buscaban trabajo en emisoras locales como WABC-TV en Nueva York (“con especialidad en vídeo”), un editor para el Hartford Courant Media Group en Connecticut (“editará y publicará texto, fotografías y vídeo”) o para un medio de comunicación público como Oregon Public Broadcasting (“familiaridad con el tratamiento de contenidos digitales como fotos, infografías, vídeo… y cuestiones relacionadas con la gestión de la propiedad del producto”).

Los medios que respondieron a nuestra encuesta nos hicieron llegar un mensaje similar, con casi el 60 por ciento (18 de 31) de ellos manifestando que la “narración audiovisual y edición” eran uno de las 10 criterios prioritarios de contratación de profesionales. El cuestionario definió la narración audiovisual como “producción de foto/vídeo” (con una pregunta aparte para gráficos editoriales y animación, que se tratan a continuación). Pero en base a las respuestas a nuestras preguntas abiertas y a los anuncios de trabajo que recopilamos creemos que cuando los responsables de los medios se referían a la “narración audiovisual”, en su mayoría querían decir vídeo, una necesidad impulsada en parte por una combinación del poder del vídeo para involucrar al público de las redes sociales y del móvil así como por las tarifas publicitarias relativamente altas para el contenido de streaming.

“El impulso para producir más (y más inteligente) contenidos en vídeo proviene de un doble imperativo de atender a nuestro público y a nuestros anunciantes, para ganar más dinero y hacer un periodismo más relevante “, dijo Michelle Holmes, vicepresidenta de contenidos de Alabama Media Group, respondiendo a una pregunta en profundidad por correo electrónico para nuestra investigación. “Hemos visto que la demanda de publicidad en vídeo se dispara en toda la industria y el incesante crecimiento de este contenido en el móvil hace que sea aún más esencial. Desde el punto de vista periodístico y el de la monetización: el vídeo en el móvil es donde están las miradas puestas. Es donde necesitamos concentrar la atención, los recursos, los grandes contenidos y las grandes oportunidades para que las marcas lleguen a nuestro público”.

Algunos de los responsables que encuestamos dijeron que sus medios no sólo estaban interesados en profesionales del vídeo que podía producir y distribuir televisión por otros medios; querían profesionales de vídeo que también poseyeran otros súperpoderes editoriales.
El Alabama Media Group de Holmes creó una unidad de ocho personas para la producción de vídeos para redes sociales el año pasado. La filial de Advance Publications -que también produce el sitio de noticias de AL.com, The Birmingham News y varios otros periódicos- buscaba un nuevo equipo de redactores a través de un anuncio de empleo en el que buscaban periodistas para “ayudar a abrir un camino hacia un futuro donde el vídeo se ubicaría en el centro mismo de un nuevo tipo de narrativa en las redes sociales”. Con títulos como productor de vídeo para redes sociales y productor de abastecimiento de redes sociales, el grupo dijo que la unidad exploraría “nuevas maneras de llegar al público, desde Snapchat pasando por Vine hasta Periscope, y buscaría los espacios donde poder insertar el trabajo documental de mayor tamaño”.

Sin embargo Alabama Media Group no está solo en buscar formas de centrarse en diferentes tipos de vídeo. Cuando se les preguntó a nuestros entrevistados, en una pregunta abierta, acerca de cualquier puesto de trabajo que sus medios habían creado en el año anterior, también pudimos observar que buscaban un nuevo productor de vídeo y profesionales de edición en dos empresas enfocadas a las redes sociales como: el medio sin fines de lucro First Look Media y Al Jazeera Media Network AJ +.

El hecho de que algunos de estos trabajos combinen elementos de varias categorías de habilidades, como el manejo de imágenes y la fidelización de usuarios a través de redes sociales, subrayan la naturaleza cambiante del periodismo audiovisual, así como la importancia general de mezclar y combinar el talento editorial. También observamos el manejo de la ilustración entre los requisitos para puestos de trabajo en fotografía/vídeo multimedia como éste para “un periodista de las artes visuales” buscado por el Daily News, del Journal Media Group’s Naples en Florida: “Debe conocer profundamente el uso (y ser muy activo) en las redes sociales como Twitter, Instagram, Vine, Facebook, Google+ y otros”.

Los anuncios de empleo también ilustran cómo los medios esperan cada vez más que los periodistas manejen tanto imágenes como texto, como parecía querer Associated Press cuando buscaba un corresponsal de supervisión para trabajar en Milwaukee: “conocimiento avanzado para redactar y producir contenidos en múltiples plataformas, texto, foto y vídeo, es un plus.”

En general, la concepción sobre el vídeo parecía estar en la mente de todo tipo de responsables de medios. Sin embargo, los periódicos mostraron un interés particularmente fuerte, con tres cuartas partes (6 de 8, o 75 por ciento) de ellos mencionando la narración audiovisual y edición como una prioridad. Y debido a que la mayoría de los medios locales que se dirigen a pequeños o mediano mercado comenzaron como periódicos (5 de 7, o 71 por ciento), la narración audiovisual fue una de las únicas áreas en las que los encuestados mostraron más interés en un conjunto de habilidades que sus medios homólogos, centrados en otros públicos.

Las emisoras de radio pública en la encuesta parecían estar ligeramente más involucradas en video que otros medios de comunicación (2 de 5, o 40 por ciento), en parte porque su orientación hacia el audio tradicional ya hace que la generación de texto para audiencias digitales sea un desafío añadido para sus equipos profesionales.

Los medios de comunicación comerciales parecían pensar que la narración audiovisual y la edición eran algo más importante que sus contrapartes sin fines de lucro. Dos tercios de las compañías con fines de lucro (13 de 20, o 65 por ciento) dijeron que el conocimiento audiovisual era una prioridad en la contratación de nuevos profesionales. Entre las empresas sin fines de lucro, lo audiovisual era una prioridad para menos de la mitad (5 de 11, o 45 por ciento).

Hemos preguntado sobre los gráficos y la animación, además de la producción de vídeo y fotos. En respuestas abiertas de nuestro cuestionario, los responsables de medios hablaron acerca de los puestos de trabajo recién creados, como un profesional de gráficos digitales interactivos en el Minneapolis Star Tribune y un puesto en Vox Media en Washington, DC, enfocada en “gráficos animados… para móviles /redes sociales”.

Los responsables de medios también nos dijeron que los gráficos y la animación fueron algunas de los puestos de trabajo más difíciles de cubrir. Tres encuestados respondieron voluntariamente que tuvieron dificultades para encontrar entre los solicitantes de empleo, personal cualificados para realizar presentaciones de datos. Otro dijo lo mismo acerca de la animación y otro mencionó la necesidad de “reporteros interactivos”.

El interés en la narración gráfica y animada fue mucho mayor entre los encuestados de las compañías de periódicos (5 de 8, o 63 por ciento) que en otros tipos de empresas de medios de comunicación (7 de 23, o 30 por ciento). También fue mayor entre los medios comerciales (9 de 20, o 45 por ciento) que en los medios de comunicación sin fines de lucro (3 de 11, o 27 por ciento).

En general, los gráficos y la animación editorial eran menos prioritarios que la producción de vídeo y fotos. Sin embargo, parecía haber un cruce significativo entre las dos categorías entre nuestros encuestados. De entre los medios que comentaron que los gráficos y la animación eran una prioridad (12 de 31, o 39 por ciento), todos menos dos (10 de 12), dijeron que el vídeo y la fotografía también eran importantes.

“Va a haber más vídeo y animaciones”, dijo Trei Brundrett, jefe de productos de Vox Media. “El móvil nos va a llevar a un mundo en el que queramos expresarnos en nuestra plataforma o en otras.” Pero encontrar el tipo de periodistas multimedia que pueden hacer ese tipo de trabajo requiere una combinación de habilidades que son difíciles de conseguir.

“Los unicornios son las personas que pueden producir el vídeo e incorporar argumento y animaciones e integrarlos en la plataforma en donde están publicando y combinar eso con una historia escrita de una manera mucho más integrada”, dijo Brundrett. Pero no es así como muchos de los equipos multimedia realmente operan: “Por lo general, los profesionales del vídeo está aquí y los escritores están allá. Las personas que realizan las experiencias rara vez hablan la una con la otra…. Generalmente las personas que no son fijas en el medio tienen la capacidad de trabajar a través de plataformas y medios. Y son más difíciles de encontrar”.

 

PRODUCTOS, EQUIPOS Y LIDERAZGO

La importancia de los roles centrados en el producto y por qué los equipos de nuevos medios los necesitan.

 Muchos periodistas siguen temblando cuando escuchan que sus espacios en la web y en los móviles, sus programas de radio, sus telediarios y sus periódicos se denominan “productos”, de la misma manera que lo hicieron cuando se comenzó a llamar “contenidos” a sus historias e imágenes. Los “productos” necesitan visión, objetivos y “dueños”, que se aseguren de que crezcan y se adapten a las audiencias. Nuestra encuesta y entrevistas evidenció que los profesionales que poseen esas habilidades y experiencia con el producto son altamente demandadas, al menos en algunos medios.

Términos como “desarrollo de producto” y más recientemente “propietario de producto” son todavía relativamente nuevos en el negocio de los medios de comunicación. Los “propietarios del producto” han logrado  que los medios hayan seguido el camino de otro tipo de organizaciones en la adopción de elementos de procesos de desarrollo con la metodología Agile, una forma centrada en el cliente, que permite coordinar equipos multidisciplinarios y proyectos, muy conocida por sus famosos “scrums” (conjunto de buenas prácticas para trabajar colaborativamente, en equipo, y obtener el mejor resultado posible de un proyecto).

En los proceso Agile, el “P.O.” (Product Owner o propietario del producto) puede desempeñar un tipo específico de liderazgo, con una “L” en minúsculas, como un actor clave, un persona que fija las prioridades y un guardián de la visión total del proyecto. (En términos de la película sobre el suplemento “Spotlight”, podríamos pensar en el Marty Barton [director impasible de Spotlight] de Liev Schreiber [actor que hizo de Marty Barton] como un propietario del producto y el Robby Robinson [jefe de los redactores de Spotlight], de Michael Keaton [actor que interpretó a Robby Robinson], como el “scrum master” [líder del equipo que debe coordinar activamente el trabajo]. Pero como cualquier persona que haya trabajado en [o con] un equipo editorial reconozco que podríamos debatir indefinidamente acerca de las definiciones y los límites de esos roles, por lo que no lo haremos en este artículo.)

A través de nuestra investigación hemos podido apreciar la importancia de los puestos de trabajo centrados en el producto, infiriéndolo de las respuestas de los responsables de medios sobre los puestos creados en sus redacciones en el último año. Daniel Eilemberg, vicepresidente de medios digitales de Fusion Media Network, y Elizabeth Green, directora ejecutiva del servicio de noticias de educación sin fines de lucro Chalkbeat, nos ilustraron sobre la construcción de sus equipos, con un enfoque centrado en la realización de productos. En el caso de Green, el nuevo equipo Product and Growth o Producto y Crecimiento (“crecimiento” que se refiere a “crecimiento de audiencia”) incluyó un director de producto y un responsable de productos, al que se ha añadido desde entonces un ingeniero y editores. Raju Narisetti, vicepresidente  de estrategia de News Corp, también comentó la necesidad de designar un “Jefe de producto oficial en la redacción”, un papel que el Wall Street Journal cubrió con la designación de un “Jefe de nuevas Iniciativas” para supervisar el diseño digital así como el desarrollo de nuevos productos editoriales. También hemos conocido, de un par de personas encuestadas, que les había sido difícil cubrir puestos como estos, especialmente con profesionales que tuvieran sensibilidad editorial.

Además de esos puestos de trabajo, encontramos responsabilidades relacionadas con los productos entre los requisitos requeridos para una variedad de otros empleos: un editor de fidelizacion en redes sociales, en el Buffalo News de Nueva York, por ejemplo, estaría trabajando “con equipos de desarrollo de productos en plataformas emergentes”, al igual que el editor de noticias digitales de la Gazette en Cedar Rapids, Iowa, del que se esperaba que estuviese “cómodo trabajando mano a mano con el gerente de nuevos  productos digitales, analistas y desarrolladores en la redacción”. Y un editor multimedia en el Wall Street Journal de Nueva York “tendría entre sus manos, tanto los productos impresos como los online, adaptados a una amplia gama de dispositivos”. Estos anuncios de empresas editoriales fueron un signo esperanzador, dadas las respuestas que obtuvimos para ese sector en nuestra encuesta.

En nuestro cuestionario, la experiencia en temas de “propiedad/desarrollo del producto” mostró un notable aumento en general, dada la relativa novedad de su presencia como herramientas en el entorno editorial. Un poco más de la mitad de los medios participantes (16 de 31, o 52 por ciento) dijeron que esta habilidad estaba entre sus prioridades para la contratación de profesionales en el año siguiente, el mismo número, de hecho, que dio prioridad a las habilidades periodísticas “esenciales” (que definimos como “realizar reportajes, escribir y editar”).

Para tener una mejor perspectiva, hay que mencionar que era más el número de redacciones cuyos responsables priorizaban la difusión de reportajes especializados y de impacto o la narración y edición en diversas plataformas (ambas obtuvieron 12 de 31, o algo menos de 40 por ciento). También se pudo observar las dos obsesiones de la industria de noticias más discutidas: la distribución en redes sociales (una prioridad para 17 de 31, o 55 por ciento) y la fidelización en redes sociales/realización de reportajes (14 de 31 o 45 por ciento).

Pero la propiedad del producto y el desarrollo de productos no eran una prioridad importante en todos los tipos de medios de comunicación. Sólo una de las ocho compañías de prensa entre las participantes señaló que los empleos relacionados con el producto estaban en su lista de deseos para el año siguiente. El número fue igualmente bajo entre todos los medios de comunicación locales (4 de 15), especialmente en los que se situaban en mercados pequeños y medianos (1 de 7).

En cambio, las trabajos relacionados con los productos era la segunda necesidad de contratación entre las publicaciones que comenzaron como medios digitales (9 o 13, o 70 por ciento). La programación informática era la única habilidad que le importaba a estas compañías centradas en lo digital.

Otra indicación de la creciente necesidad de profesionales centrados en la construcción de nuevos tipos de productos informativos es la frecuencia con la que la “gestión de proyectos” apareció como requisito en las listas de requisitos para puestos de trabajo. Si bien la gestión de productos y la gestión de proyectos son diferentes, éstas requieren habilidades complementarias, que a menudo se confunden. La parte de proyectos es un concepto más familiar para las generaciones de editores y productores de noticias, al menos cuando se trata de fijar plazos y, en algunos casos, de ser un decisor clave en ciertas iniciativas editoriales. Pero ahora se espera que esos mismos editores y productores “trabajen en colaboración” (como las descripciones de trabajo a menudo lo ponen) con programadores, diseñadores, vendedores y otros empresarios. Los “socios” editoriales con experiencia, a menudo vienen capacitados en procesos específicos e interativos para trabajar juntos con proyectos en equipos multifuncionales. Sin formación en esos procesos, los líderes de proyectos editoriales pueden parecer desorganizados, inflexibles e incluso dictatoriales.

En nuestra encuesta, la gestión de proyectos se clasificó como una prioridad para la contratación baja, en general. Menos de la cuarta parte de los medios que entrevistamos señalaron que estaba entre sus necesidades para contratar nuevos profesionales (7 de 31, o 23 por ciento). Ningún periódico de prensa ni ningún medio de comunicación local mencionó la gestión del proyecto entre sus requisitos prioritarios de contratación para el siguiente año. Sin embargo, las funciones y responsabilidades de la gerencia de proyectos surgieron en respuestas abiertas y entrevistas en profundidad. En la WNYC de Nueva York, Jim Schachter y Paula Szuchman, indicaron que la emisora de radio pública había creado o ampliado proyectos de gestión en sus equipos, redacciones y niveles ejecutivos. Y en Washington, el editor de NPR Visuals, Brian Boyer, agregó un empleo en gestión de proyectos, a tiempo completo, para su equipo de periodistas multimedia e interactivos.

También observamos esas funciones y responsabilidades sobre proyectos, entre los requisitos para empleo que revisamos, especialmente en empleos orientados a lo digital. Por ejemplo, U.S. News buscaba a alguien que tuviera experiencia demostrada en gestión de proyectos online, para dirigir una de las muchas iniciativas de esa compañía. Y National Geographic estaba reclutando a tres diseñadores digitales, de los que esperaba que  tuviera experiencia en procesos Ágile, descritos anteriormente. La emisora de radio pública de Boston, WBUR-FM, buscaba en el mercado a alguien que “trabajara con equipos de proyectos interfuncionales para determinar y establecer el alcance del proyecto y los horarios y plazos de los mismos”.

La experiencia tradicional en la gestión de las redacciones puede ser útil, pero también puede estar impregnada de un cierto bagaje cuando se empieza a trabajar en equipos de profesionales que vienen de diversas clases de experiencias de trabajo. “La rápida evolución de la industria significa que hay un efecto secundario perverso, en el que la experiencia significa un montón de lecciones aprendidas positivas, pero también algunas lecciones que no encajan en los ecosistemas de hoy”, dijo Elizabeth Green, CEO de Chalkbeat. “Necesitamos el asesoramiento PTSD para las personas que han venido de los periódicos”, explicó. “Si usted ha estado en un ambiente donde la estrategia es una locura y la supervisión es una locura…. ¿Cómo se desaprenden los vicios que se adquirieron en ese ambiente?”.

Trei Brundrett, director de productos de Vox Media, dijo que cree que en el negocio de las empresas informativas se podría usar más híbridos: profesionales que combinen la perspectiva editorial y técnica. Tal y como sucede, dijo Brundrett, la mayoría de líderes del mundo editorial “comienza con demasiadas suposiciones acerca de cómo [el producto] se verá”. Y luego están las “personas más técnicas que gestionan los productos de consumo” en el pasado, cuyo proceso puede verse más entorpecido en un ambiente editorial. Es demasiado rígido o demasiado metódico… Necesitamos crear personas que estén entre estos dos tipos”.
En otras palabras, necesitamos personas con súperpoderes.

 

TRANSFORMACIÓN Y COLABORACIÓN: LA IGLESIA CUMPLE CON EL ESTADO

La necesidad de que los periodistas se preocupen por la parte comercial de las noticias.

 El año pasado, el redactor ejecutivo del Washington Post, Marty Baron creó un revuelo en el universo de los medios cuando dijo que las redacciones no deberían “trabajar aisladamente de las operaciones comerciales” y que los periodistas podrían comprometer a sus colegas de negocios sin poner en peligro “nuestros principios de cobertura informativa independiente y honesta”. Pocos de los 39 líderes de noticias con los que hablamos en 31 empresas de medios de comunicación hubieran estado en desacuerdo con el editor del Post. Cuando se les preguntó si sus periodistas “necesitan entender mejor la parte comercial de su organización para trabajar más directamente con unidades centradas en eventos, patrocinio/publicidad, suscripciones o membresía”, dos tercios respondieron “sí” (25 de 39, o 64 por ciento). Y en sus explicaciones, aproximadamente la mitad de los que dijeron “no” explicó que los aspectos de comprensión de la parte comercial eran importantes para al menos algunas personas en su redacción: especialmente las relacionadas con el mercado, la audiencia y el producto.

“Los periodistas necesitan entender el aspecto comercial de las cosas para ayudar a nuestros colegas de negocios a encontrar y crear cosas que pueden generar dinero y alinearse con nuestras sensibilidades editoriales”, dijo Ron Smith, subdirector de noticias diarias y producción en el Milwaukee Journal Sentinel, quien estuvo entre los que respondieron “sí” a nuestra pregunta sobre el aspecto comercial. Scott Montgomery, editor jefe de noticias digitales de NPR, dijo que no, porque no cree que la redacción “necesite colaborar más directamente con unidades que trabajen con eventos y patrocinios”. Pero agregó: “Creo que nuestros periodistas necesitan entender nuestro negocio y nuestro lugar en el entorno competitivo. Necesitamos un realismo más claro sobre nuestros desafíos y lo que necesitamos para prosperar en el mercado”.

En general, las respuestas fueron más tajantes entre aquellos que trabajaron en medios no comerciales y sin fines de lucro (9 de 15, o 60 por ciento), que los que trabajaban en empresas de comunicación comerciales con fines de lucro (16 de 24, o 67 por ciento).

“Nuestra misión es nuestro modelo de negocio”, dijo Scott Lewis, director ejecutivo y editor en jefe de la web de noticias sin fines de lucro Voice of San Diego. Los periodistas “no pueden pensar en la auto-promoción como separada de sus deberes como periodistas. Es su producto. Para los responsables de medios que entrevistamos, este no era un elevado tema filosófico. Se trataba de una discusión concreta sobre los tipos de puestos y conocimientos que sus medios necesitan entre sus profesionales.

Preguntado sobre puestos de trabajo “que antes no existían en sus medios de comunicación”, los entrevistados nos indicaron que entre los puestos recién creados estaban un administrador de subvenciones en el Texas Tribune y un gerente de operaciones “para ayudar con el crecimiento empresarial” en el servicio de podcasting de Gimlet Media. La estación de radio pública de Boston WBUR-FM contrató a un director ejecutivo para su Laboratorio de Negocios de Radio Pública, un papel financiado por la Fundación Knight. Y National Geographic creó un “Director de Iniciativas de Contenido” para servir como “enlace entre el personal de contenido digital y la unidad de publicidad y patrocinio para ayudar a una mejor integración de la publicidad digital y la de patrocinio”.

También encontramos responsabilidades empresariales incluidas entre los requisitos de muchos anuncios de trabajo. WBUR, por ejemplo, estaba buscando un productor asociado para su “incubadora de programas iLab”, un puesto de trabajo que requería una persona que pudiera “participar en actividades de marketing para identificar y generar audiencia para nuevos esfuerzos de programación, incluyendo promociones en directo, campañas en redes sociales y eventos en vivo.” En el News & World Report de Estados Unidos, una oferta laboral  para el Editor de Noticias/Director de Proyecto (un título interesante en sí mismo) buscaba que los solicitantes “trabajaran bien como parte de un equipo que incluía tanto personal editorial como no editorial”. Cuando el Religion News Service sin fines de lucro estaba contratando a un nuevo redactor jefe, buscó a un periodista que pudiera trabajar “con el equipo de negocios y tecnología sobre iniciativas de crecimiento de audiencia, relaciones con suscriptores, ventas y desarrollo de nuevos productos”.

Del mismo modo, el editor ejecutivo de la organización sin fines de lucro Oklahoma Watch, un sitio de noticias de investigación con sede en Norman, Oklahoma, buscaba contratar a un director de operaciones para “aumentar la recaudación de fondos y obtener ingresos y expandir el marketing” y ” ayudar a diseñar un plan de negocios para varios años.” Para muchos medios, la gestión de la “parte comercial” es una responsabilidad de la dirección. Nuestro cuestionario preguntó específicamente a los medios participantes si las habilidades de gestión (que definimos en parte como “proceso, personas, toma de decisiones, presupuestos”) era una prioridad para la contratación de profesionales para el próximo año. Sólo un cuarto dijo que sí lo era (8 de 31, o 26 por ciento). Sin embargo, las preguntas abiertas en nuestra encuesta y las entrevistas en profundidad nos revelaron una historia algo diferente. Como dijo un alto ejecutivo de medios sin rodeos, “Ningún gerente existente en mis organizaciones tiene las habilidades para enseñar o desarrollarse más allá de los niveles básicos en mis dos áreas más necesitadas”.

Otro editor recordó haber llegado a un nuevo medio el año anterior para encontrar una organización en la que muchos de los directivos medios de la redacción necesitaban “mucha formación”: edición digital, conversaciones difíciles y crítica productiva. “Allí no había gestión básica”. Este editor, pidiendo hablar anónimamente por razones obvias.

Uno de los desafíos de gestión más importantes que observamos fue liderar las actualizaciones en las redacciones que los cambios del mercado exigen. Pero muchos de los responsables de medios con los que hablamos veían esto más como una cuestión de formación que como una cuestión de contratación de profesionales, lo que puede explicar por qué las habilidades de gestión no se mostraron tan claras en las respuestas a nuestras preguntas sobre las prioridades de contratación.

“Creo que toda organización necesita capacitación en liderazgo y resolución de conflictos”, dijo Smith del Milwaukee Journal Sentinel. “¿Por qué? El cambio no puede ocurrir sin líderes fuertes y cualquier cambio implicará un conflicto que un buen líder debe ser capaz de manejar”.

El Editor audiovisual de NPR, Brian Boyer, que se trasladó al periodismo en 2009 después de pasar siete años trabajando en el negocio de software, se ha sentido desconcertado por la falta de habilidades y prácticas básicas de gestión en su nueva industria: “Establecimiento de metas y medición de logros. Analítica. Toma de decisiones basadas en la evidencia. Salud organizacional. Ser un buen gerente. Trabajar como un gran equipo, no crear feudos. ¿En serio? Hay grandes libros sobre estos temas. La gente necesita… leerlos.

Los responsables de medios auto-reflexivos vieron la necesidad de cultivar más habilidades de este tipo en sí mismos. “Nuestro equipo de profesionales con más tiempo en el negocio también necesita formación, incluyéndome a mí”, dijo la directora ejecutiva de Chalkbeat, Elizabeth Green, y añadió: “Siempre he fantaseado con pasar tiempo siguiendo a profesionales en puestos clave en organizaciones mejor financiadas. Un día con el equipo de desarrollo de la audiencia en BuzzFeed. Un día con el equipo de productos de Vox. Un día con el equipo de métricas de Upworthy. También fantaseo con mirar los organigramas de varios medios, de lado a lado, y también en una visión cronológica para poder entender cómo han evolucionado con el tiempo y hacia dónde van mientras defino nuestro propio organigrama”.

Otros dos factores interconectados pueden estar impulsando el apetito por la formación en gestión: la evolución de las estrategias de negocio y el volumen de negocios relacionados, especialmente en puestos ejecutivos en las redacciones. Pudimos observar este tema desarrollándose durante la investigación para este informe. En uno de los casos, National Geographic cambió todo su modelo de negocio, fusionando sus publicaciones digitales e impresas, sin fines de lucro, con su unidad de radiotelevisión con fines de lucro, en una alianza estratégica con 20th Century Fox (un movimiento que ocurrió después de nuestra encuesta y entrevistas en profundidad fueran completadas, por lo que todavía contabilizamos sus respuestas entre nuestros medios sin ánimo de lucro en este informe).

De hecho, de los ejecutivos de los medios de comunicación y los responsables de medios de 31 organizaciones que respondieron a nuestro cuestionario, un tercio había logrado el puesto de trabajo actual en el año anterior, se mudó o dejó su empresa los meses inmediatamente después de responder la encuesta. Si esa cantidad de cambios, en poco más de un año, es representativo de la industria en su conjunto, la gestión es otro súperpoder, aunque no sea una prioridad en la contratación

Al final de nuestro cuestionario, hicimos una pregunta clásica del periodismo: “¿Qué falta?” Ocho personas de siete organizaciones dijeron algo sobre el liderazgo o la formación en gestión. Pero sólo una de esas personas también había seleccionado “gestión” como una de sus principales prioridades de contratación entre las cinco primeras de diez. Si hubiéramos combinado todas esas respuestas (de 15 de las 31 organizaciones), podríamos pensar en la gestión como una necesidad de las redacciones, casi al mismo nivel que, por ejemplo, la propiedad/desarrollo del producto. Pero la distinción entre la formación y las prioridades de contratación parece importar en este caso: la mayoría de redacciones no están buscando más gestión. Pero en muchos casos, necesitan una mejor gestión.

 

MÁS ALLÁ DE LOS DATOS SOBRE PERIODISMO DE DATOS

Hay un montón de datos, pero no hay suficiente gente para darle sentido.

El periodismo basado en datos no fue una de las habilidades de mayor importancia en nuestra encuesta sobre prioridades de contratación de las redacciones. Pero otras pruebas, incluidas las preguntas abiertas de nuestro cuestionario y sobre todo las ofertas de empleo reales, sugieren que la demanda es mayor que los resultados arrojados en la encuesta. Los responsables de medios parecen tener la sensación de que Internet es una fuente sin fin de ideas de historias basadas en datos, y que la publicación digital ofrece sorprendentes nuevas formas de contar y presentar esas historias. Como dice el anuncio de trabajo para un periodista especializado en análisis de datos en la Crónica de la Educación Superior: “Nuestra redacción está inundada de datos -estados financieros de organismos sin fines de lucro, dotaciones, salarios de ejecutivos, subvenciones federales, datos fiscales de Hacienda, tasas de grados universitaria y más- y necesitamos a alguien que nos ayude a organizar y darle sentido a todo ello”.

En la encuesta, las habilidades para analizar datos era una prioridad de contratación de nivel medio. Y fue mencionaba entre las cinco primeras prioridades de diez, por menos de la mitad de las redacciones que respondieron a nuestro cuestionario (13 de 31, o 42 por ciento). En este caso, los periódicos (4 de 8, o el 50 por ciento) y medios de comunicación sin fines de lucro (6 de 11, o 55 por ciento) mostraron el mayor interés, pero las habilidades sobre análisis de datos tampoco estaban entre las primeras opciones. (Hablamos de una correlación entre los medios que priorizaban los gráficos editoriales y la animación a los datos en el capítulo sobre Narración Audiovisual).

Por otro lado, las habilidades relacionadas con informes en base a datos y la visualización de datos aparecieron a menudo en las respuestas sobre puestos de trabajo que se habían creado en los medios, incluyendo un profesional de visualización de datos en el Houston Chronicle y un editor adjunto de datos en la estación de la radio pública Southern California KPCC-FM, en Pasadena. Varios responsables de medios también señalaron que esos empleos estaban entre los trabajos que tuvieron más dificultad para cubrir con candidatos cualificados.

“Es difícil encontrar periodistas interactivos de alta calidad”, escribió Gabriel Dance, editor jefe del Marshall Project, un medio de información digital que centrado en temas de justicia penal.

“Sólo tenemos un periodista de datos”, lamentó David Cohn, mientras era productor ejecutivo de AJ +. “Nos encantaría tener más. Pero ese es un empleo difícil de cubrir”.

Incluso así, esta realidad no impidió que muchos medios lo intentaran, al menos basándonos en las descripciones de trabajo reunidas para este informe.

La vacante de Chronicle of Higher Education era para un periodista de análisis de datos de nivel básico con “un profundo conocimiento de una amplia gama de herramientas para elaborar informes con soporte informático, especialmente con MySQL y Excel”. Además “un gran plus” para ese empleo era poseer “alguna habilidad en programación informática” (Por ejemplo, HTML CSS, Javascript, Python, jQuery) “, los mismos tipos de habilidades que también hicieron que los empleos de programación informática y desarrollo fueran difíciles de cubrir en las redacciones.

Al mismo tiempo, el Chronicle también estaba contratando a un desarrollador de aplicaciones de noticias para su equipo de “Data & Interactives”, específicamente para ayudar a la organización a “presentar noticias y datos online con efectividad” y “crear aplicaciones de fidelización así como informativas, basadas en datos”.

El periodismo basado en datos y la visualización de datos no siempre fue una habilidad primordial como sí lo manifestaban los dos anuncios de empleo antes mencionados, pero a menudo se mostró como una habilidad deseada en otros tipos de puestos para las redacciones. Los candidatos para un puesto de periodista de políticas sociales en el Lafayette Journal y el Courier en Indiana tenían que ser capaces de “producir noticias sobre organizaciones y de control y vigilancia, a través del estudio de documentos públicos e informes” y “análisis de datos”. Requisitos similares aparecieron en los anuncios para contratar un editor multimedia en el Wall Street Journal (se requiere “una fuerte experiencia en visualizaciones de datos”); un productor online de Gainesville Sun y Ocala Star-Banner (“Utilizamos el software Caspio y Tableau para la búsqueda y visualización de datos online”), un productor de investigaciones para WLEX-TV (LEX18), en Lexington, Kentucky (“la experiencia de realizar informes asistidos por ordenadores es un plus”) y un periodista multimedia para el Belleville News-Democrat (“las habilidades para análisis de bases de datos son un plus”).

También encontramos referencias al periodismo basado en análisis de datos en puestos de gestión, incluyendo la oferta para un editor de noticias en el US News & World Report (“implica gestionar un proyecto con clasificación por datos”) y Alaska Dispatch News y su página web en Anchorage (“la experiencia en Periodismo de análisis de datos es un plus”).

Una cosa que aprendimos en nuestra investigación para realizar este informe: cualquier cosa que se menciona como “un plus” en las ofertas de empleo son casi siempre un súperpoder.

 

 LA BASE EDITORIAL Y LA VENTAJA COMPETITIVA

La necesidad de habilidades básicas no desaparece. La escritura buena y concisa es siempre una prioridad.

Cuando solicitamos en nuestro cuestionario reducir la lista o prioridades de contratación a tres, Bill Adee, vicepresidente para lo digital del Tribune Publishing, eligió el desarrollo de productos, la gestión de proyectos y el desarrollo de la audiencia. Pero, añadió, “siempre digo que la redacción clara y concisa es la habilidad número 1 que se necesita y siempre será así”.

Muchos de los responsables de medios en nuestra encuesta expresaron algún tipo de atracción entre lo que denominamos Habilidades Transformacionales, como las que Adee eligió en su lista de los tres principales requisitos para contratación, y los tipos de Habilidad fundamental que también mencionó.

Esa elección puede parecer un poco sentimental. Peor aún, puede sonar como parloteo sin sentido. Pero nuestra encuesta y entrevistas sugieren que no lo es. Las habilidades para la redacción de noticias siguen siendo esenciales, y aunque su prioridad entre los requisitos para contratar profesionales es relativamente baja en nuestra encuesta, probablemente refleja el hecho de que muchas de los medios encuestadas todavía tienen empleados con esas habilidades. En términos prácticos, la dicotomía puede simplemente reflejar una diferencia entre las habilidades que los medios han decidido que necesitan añadir a sus equipos profesionales y las habilidades que piensan que ya tienen.

Sin embargo, otros datos indicaron que existía un fuerte deseo de contratar a personas que tuvieran habilidades que ayudaran a tender puentes entre las necesidades Fundamentales y Transformacionales de su medio de comunicación, sin importar su cargo o sus principales responsabilidades laborales.

Las habilidades esenciales del periodismo eran una prioridad bastante alta para la mayoría de las categorías de medios de comunicación que encuestábamos, pero especialmente para las publicaciones que comenzaron como ediciones digitales (8 o 13, o 62 por ciento). Para las empresas digitales, estas habilidades esenciales se clasificaron en puestos tan altos como el desarrollo de audiencias y la distribución en redes sociales, y por encima de la narración audiovisual. Solamente las habilidades de programación informática y desarrollo así como el conocimiento respecto a la propiedad/desarrollo del producto eran más necesarias entre estos medios.

En las preguntas abiertas a nuestro cuestionario y en las entrevistas en profundidad, escuchamos una y otra vez las expectativas porque las habilidades Transformacionales estuviesen basadas en algún tipo de experiencia o habilidad Fundamental. Y los anuncios de empleo que recogimos y resumimos reforzaron esa impresión. Así se reflejaba en la “pasión por las noticias y la narración” que la estación de radio pública WBUR solicitaba en su anuncio para un desarrollador web principal (que de otra manera hubiese quedado como altamente técnico) y en la “mezcla” de “alto valoración de las noticias” y una sofisticada comprensión de los datos de la audiencia y de diversas formas de test de usuario que la Gazette Company quería de un editor de noticias para sus medios digitales en Cedar Rapids, Iowa.

Estos son los tipos de combinaciones de habilidades Transformacionales y Fundamentales que hemos definido a lo largo de este informe como súperpoderes. Cuando entrevistamos a David Cohn, de Advance Digital, quien fue productor ejecutivo de AJ +, indicó que las habilidades básicas del periodismo “no son negociables”. No eres útil, dijo, “si no puedes hacer una investigación básica y ser preciso. Preciso, imparcial y justo.”

“Nuestra oferta principal es un gran periodismo”, dijo la directora ejecutiva de Chalkbeat, Elizabeth Green. “Necesitamos a la gente que lo haga posible. Esa [habilidad] no desaparece”.

 

CONCLUSIONES

 Las prioridades para la contratación de profesionales son una forma de ver el futuro del periodismo. Si nuestra encuesta no científica de los responsables de medios en 31 organizaciones informativas es de alguna manera representativa, el futuro inmediato de los medios seguirá centrado en su metamorfosis digital en curso, con una fuerte necesidad de lo que denominamos habilidades de Transformación.

Por encima de todo, hay un mercado fuerte para:

  • Experiencia en programación y desarrollo informático.
  • Conocimiento en el desarrollo de audiencias y métricas de usuarios, especialmente en lo que se refiere al impacto de la evolución de las plataformas móviles y en redes sociales; y
  • Experiencia en narrativa audiovisual, particularmente en vídeo.

Para realizar este trabajo, los medios de comunicación necesitan empleados con súperpoderes editoriales: profesionales que reúnan las habilidades Transformacionales y las habilidades Fundamentales. Estas incluyen un desarrollo de la narración, la exactitud y la imparcialidad, así como una base sólida en el ejercicio del periodismo, como es la capacidad de informar, escribir y editar. Las formas establecidas de presentación de informes, en particular el periodismo de análisis de datos, siguen siendo prioridades, sobre todo porque los medios digitales ofrecen nuevas formas de presentar información y aumentar su impacto.

Gestionar la Transformación también tomará más trabajo que la rudeza de Perry White (redactor jefe del Daily Planet en el comic de Superman) y una columna editorial. Los medios de comunicación necesitan líderes en todos los niveles con una mentalidad de producto y una capacidad para coordinar proyectos cada vez más colaborativos.

La colaboración incluye una relación más directa con el “lado de los negocios” que cuando los medios convertían cualquier cosa en ganancias, como dejó claro la mayoría de los responsables de medios que entrevistamos. Eso significa equilibrar una imperiosa necesidad de innovación con un compromiso inflexible para preservar la integridad de las redacciones.

Las personas con las cualidades para gestionar las exigentes tareas que deben realizar las redacciones siguen siendo raras en muchos medios de comunicación.

Los principales editores y los ejecutivos de los medios más relevantes que respondieron a nuestra encuesta reconocieron la dificultad que afrontan en la construcción de los equipos que sus organizaciones requieren. Así lo señalaron tanto con sus respuestas más cándidas como con las más contundentes. Los presupuestos están ajustados, los gerentes son estirados, el equipo es nimio y las habilidades críticas son difíciles de conseguir.

Se necesitan investigaciones futuras para saber cómo las redacciones logran satisfacer sus necesidades de personal. Entre las preguntas y temas que vale la pena explorar están:

  • ¿Las necesidades de contratación de las empresas de periódicos locales y de otros medios de comunicación en los mercados pequeños y medianos son realmente diferentes a otras clases de medios como parece ser? Nuestra encuesta encontró que los medios en mercados pequeños y medianos no daban prioridad a algunas habilidades de Transformación tanto como las grandes. Si se validan, ¿son las razones editoriales, financieras, culturales o institucionales? En la misma línea, ¿por qué son tan similares las necesidades y actitudes de los medios sin fines de lucro y los comerciales?
  • ¿Cómo evoluciona la narrativa multimedia? ¿De qué manera están convergiendo el texto, el audio, el vídeo, la fotografía, los gráficos de información y la animación? y ¿cómo se está especializando cada uno de esos campos? ¿Cómo afectan los factores empresariales -incluyendo las tarifas publicitarias, el interés de la audiencia y el comportamiento de los usuarios en las plataformas sociales y móviles- la manera en que se presentan y entregan las noticias? La naturaleza amplia de nuestra encuesta hizo difícil responder a ese tipo de preguntas, pero las respuestas que obtuvimos sugirieron que este tipo de preguntas merecen más atención.
  • ¿Como la necesidad de expertos en desarrollo de productos, información de audiencia y programación y desarrollo informático está cambiando la forma en que las redacciones y las compañías de medios se organizan? ¿Qué modelos de organización funcionan mejor para cada tipo de medio?

Una de las cosas de mayor interés será la forma en que los súperpoderes para el periodismo continúan evolucionando.

Algunas de las habilidades que enumeramos como Fundamentales habrían sido Transformacional si hubiéramos hecho esta encuesta sólo hace unos años. Producir blogs, por ejemplo, fue una herramienta que ayudó a muchas empresas de medios de comunicación a encontrar sus voces digitales hace más de una década. Ahora, las redes sociales y móviles requieren que los narradores se expandan y experimenten con formas más nuevas, y a menudo más visuales. La ubicuidad de la banda ancha móvil está impulsando una ola de innovación en el periodismo de audio/radio. Las experiencias virtuales son de repente lo suficientemente baratas como para que una compañía de periódicos y sus patrocinadores entreguen un visor de cartón a cada suscriptor.

Para aquellos que han trabajado a través del caos de los medios de comunicación de las últimas dos décadas puede ser una experiencia agotadora o emocionante, tal vez ambas. Pero para aquellos que sólo están llegando a escena, el mercado para los súperpoderes es genial. ¡Se buscan Héroes!

 

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario