Reuters ha puesto en marcha un proyecto basado en la Inteligencia Artificial para detectar noticias de relevancia que estén sucediendo en diferentes canales. De momento, el trabajo se está centrando en dos proyectos: uno que le permita obtener noticias de última hora de grupos de comentarios en las redes sociales, y otro para descubrir informaciones económicas y de negocios mediante el uso de algoritmos para peinar sus vastos bancos de datos financieros.

El periodista Ian Barrell, en un extenso reportaje para The Drump, desvela que no se trata de dos hechos aislados, sino una parte más de los muchos avances “cibernéticos” que está realizando esta histórica agencia de noticias, que en sus orígenes entregaba la información mediante mensajeros.

Según Barrell, Reuters, en todo caso, es consciente de que los “bots periodísticos” todavía tienen importantes deficiencias periodísticas y que no sirven para escribir (“las máquinas escriben historias malas”, dice Reginald Chua, editor ejecutivo de Reuters para operaciones editoriales), y la agencia, por tanto, ha creado una “redacción híbrida”, en la que los robots realizan vastas y crecientes cantidades de trabajo laborioso de filtrado de datos, mientras que las personas reales siguen a cargo de la composición de artículos.

“Los humanos pueden hablar con las personas y comprender y abarcar un contexto mayor de matices y, por supuesto, son narradores de historias y en gran medida el trabajo del periodismo es contar historias e involucrar a la gente”.

Datos económicos titulados y publicados por bots

Esta defensa de la necesidad de contar con periodistas, no disminuye, no obstante, su entusiasmo por el periodismo automatizado. “Las máquinas pueden obtener importantes noticias a través del análisis de una gran cantidad de datos, la generación de lenguaje está mejorando cada día y las historias se pueden ajustar más finamente hacia el público”, dice Chua, y desvela que en Reuters  ya hacen algunas automatizaciones completas, para el uso de algunos datos, con titulares hechos por bots e historias muy cortas.

“Lo hacemos principalmente en interés de la velocidad. Hay ciertas cosas que ningún ser humano puede hacer; a veces necesitamos obtener un titular en un segundo”.

Estos artículos instantáneos generados por computadora generalmente están relacionados con datos económicos que deben transmitirse inmediatamente a la base de clientes de Reuters.

“Atendemos a un público financiero y esperan que esas cifras lleguen a ellos en menos de un segundo; estamos trabajando en rangos de milisegundos”, según desvela Barrell en The Drump.

Chua dice que, “en algunos casos, cuando es una historia muy sencilla, los lectores prefieren la historia escrita a máquina a la historia escrita por humanos”. Pero en general ese no es el caso.

“No buscamos elegir entre los dos (escrito por máquina y escrito por humanos). Para nosotros el tema es simplemente ‘¿Cómo podemos hacer una mejor historia?’ Lo que los lectores realmente quieren es información, contexto y conocimiento. Y la mejor manera de hacerlo, creo, es casar máquinas y humanos “.

En Reuters, el robot opera en su mayor parte en el papel de investigador, alimentando material para corresponsales de la vida real. Es un asistente editorial con conocimiento especializado, confiabilidad y sin inclinación a quejarse al ser encargado de un trabajo pesado.

El auge de los bots para periodismo arranca en 2016

El auge de los bots para periodismo, en realidad, comenzó en 2016, cuando muchos medios empezaron a pensar que lo que ya suponía un hecho contrastado en áreas como el ecommerce, con Amazon a la cabeza, podría también aprovecharse en las salas de redacción.

En 2017 los principales medios periodísticos del mundo empezaron a experimentar con bots tanto para filtrar datos y representarlos como para avanzar, aquí más lentamente, en la automatización de procesos de escritura, como por ejemplo noticias cortas del tiempo, etc., que no suponían nada de creatividad, sino que podía ajustarse a procesos absolutamente automáticos”.

En los principales medios el uso de bots que rastrean las redes sociales ya se ha extendido, y se han desarrollado programas que sintetizan ese trabajo del bot y lo convierten en alertas de posibles noticias, atendiendo por ejemplo una serie de palabras clave, la densidad de tuits y retuits por minuto de una determinada palabra asociada a zonas o temas de cobetura del medio, etc.

Foto: Eternalsleeper

Deja un comentario