Un nuevo estudio del instituto Reuters concluye que, como empieza a asumirse en la mayor parte de las redacciones de los periódicos de calidad, el número de “clicks” que tiene un artículo no es una medida que refleje el valor de un artículo periodístico, ni es determinante a la hora de que un lector se interese por él, sino que es la relevancia que la noticia tiene en sus vidas el motivo por el cual la eligen los lectores.

El informe trata de investigar, en el fondo, por qué los lectores se interesan por unos artículos u otros: “Mientras que los medios digitales -indica el informe- proporcionan una gran cantidad de datos sobre qué historias hicieron clic o compartieron la mayoría de los usuarios, nos dicen muy poco sobre por qué las personas hacen las elecciones que hacen, o sobre cómo las noticias encajan en sus vidas. Para entender cómo las audiencias mismas dan sentido a las noticias, este estudio utiliza un innovador enfoque cualitativo que puede revelar patrones latentes en los repertorios de noticias que las personas eligen así como los factores que impulsan esas preferencias. Este método deja de lado lo convencional (las categorías en las que la industria de los medios confía a menudo, así como las usadas por investigadores académicos, etc.), para agrupar las noticias en términos extraídos de las personas que eligen las noticias”.

El estudio, entre otros puntos, concluye que:

  • La relevancia es el principal motor del consumo de noticias. La gente busca las noticias que más importancia tienen en sus vidas personales, ya que afectan a los miembros de su familia, el lugar donde trabajan, sus actividades de ocio y su comunidad local.
  • La relevancia está ligada a la sociabilidad. A menudo la elección se origina también en la creencia de que la familia y los amigos pueden estar interesados por la historia. A menudo, esto se combina con el deseo de compartir y etiquetar un amigo en las redes sociales.
  • Las personas con frecuencia hacen clic en historias divertidas, triviales o extrañas, sin elementos cívicos evidentes, pero mantienen un claro sentido de lo que es trivial y lo que importa. En conjunto las personas desean mantenerse informadas sobre lo que sucede a su alrededor, a nivel local, nacional y en el ámbito internacional.
  • Las audiencias hacen sus propias lecturas, de manera que responde a su experiencia en la vida. Diferentes personas pueden leer la misma noticia como una historia internacional, una historia “tecnológica”, o una historia “financiera”. A veces, no obstante, una historia trivial o excitante es apreciada si tiene implicaciones cívicas.
  • Las noticias son un fenómeno cross-media caracterizado por una alta redundancia. Al vivir en una cultura de saturación de noticias, las personas a menudo se sienten lo suficientemente informadas sobre las principales noticias en curso; solo leer el titular puede ser suficiente para que las personas estén al tanto de los últimos eventos.
  • Hay también cierta evitación de noticias, especialmente las noticias políticas, fenómeno originado en una crítica hacia un supuesto cinismo: (“¡Rompen las reglas todo el tiempo y se salen con la suya!”)

“Los periodistas deben priorizar las noticias con valor cívico y confiar en sus instintos en lugar de hacer caso de un sismógrafo no confiable como es el que ofrecen las listas de “Lo más leído””, indica Kim Christian Schrøder, autor del informe.

El estudio incluye los testimonios de personas que fueron entrevistadas. Esta es la perspectiva de Victoria, una estudiante de 21 años: “Creo que muchas de las noticias las elegí por su relevancia personal, algo que afecta a mí vida o a  mí familia, y por eso es obviamente más importante”. 

Acceso completo al estudio (Pdf en inglés; 36 páginas)

Deja un comentario