La cobertura de noticias en Europa está predominantemente dominada por periodistas y comentaristas masculinos, que pasan gran parte de su tiempo, además, escribiendo sobre otros hombres, según un estudio elaborado por el European Journalism Observatory, que concluye que tal vez las redacciones europeas siguen sujetas a criterios machistas heredados y que el alto ritmo de trabajo, con horarios interminables, perjudica la conciliación con la vida familiar, especialmente en las mujeres.

La supremacía de los hombres en la conformación y cobertura de la agenda de noticias del continente perdura aún en la actualidad a pesar del hecho de que en muchos de los 11 países encuestados, las mujeres representan alrededor de la mitad del número de periodistas en las redacciones y más mujeres que hombres eligen el periodismo como carrera.

El periodismo europeo es un asunto principalmente masculino

Los investigadores, que analizaron tanto los textos publicados como las imágenes que acompañan a las historias, descubrieron que en casi todos los países, tanto en los diarios impresos como digitales, los hombres escribían la mayor parte del contenido de las secciones de noticias, negocios y comentarios.

En los 11 países, los hombres escribieron el 41% de las historias, en comparación con solo el 23% escrito por mujeres, mientras que casi la mitad de todas las imágenes (43%) que se publicaron fueron solo de hombres, en comparación con el 15% de imágenes que mostraban solo mujeres.

El estudio periodístico descubrió que el desequilibrio de género es generalmente más obvio en los medios impresos tradicionales. En general, los medios de comunicación nacidos en el mundo digital tienen un equilibrio un poco más equitativo, aunque la mayoría de estos, también favorecían las firmas masculinas y las fotografías de los hombres. En algunos países, se publicaron incluso más artículos sin firma de agencias firmadas por mujeres.

Las naciones que demostraron el mayor desequilibrio de género fueron Italia y Alemania. En Alemania, el 58% de las firmas eran masculinas y solo el 16% femeninas, mientras que en Italia, el 63% (el porcentaje más alto entre los 11 países) estaba firmado por hombres, y solo el 21% a mujeres.

El peor resultado en términos de uso de imágenes lo obtuvo Ucrania, donde el 49% de las fotos eran de hombres solamente, en comparación con el 10% de imágenes en las que aparecían solo mujeres.

La única excepción a la supremacía masculina fue Portugal, donde las firmas de autoras femeninas eran más frecuentes que los hombres, en una proporción de 31% a 20%. Pero incluso aquí, el uso de fotografías de hombres fue muy superior al de las mujeres, en un 49% a 12%.

España: el caso de El País, El Mundo, Huffpost y el Español

En el caso de España, los resultados no varían mucho respecto al resto de Europa. Los hombres dominan el panorama de los medios de comunicación españoles, a pesar de que más de la mitad de los periodistas del país son mujeres.

En general, el 39% de los artículos analizados en El País, El Mundo, HuffPost y El Español fueron firmados por periodistas hombres, en comparación con el 21% por mujeres. En algunos de los días estudiados, más del 80% de los artículos en uno o más de los puntos de venta fueron escritos por hombres.

El uso de fotos también restaba poco equilibrado, con un 45% de imágenes con solo hombres, en comparación con el 21% de las mujeres. En las ediciones impresas de los periódicos El Mundo y El País, se notaba una clara diferencia en el tamaño de la foto; cuando se presentaron mujeres políticas (por ejemplo, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría o Angela Merkel), sus imágenes tendieron a ser más pequeñas que cuando se utilizó un político varón. El País es el que, según el estudio, sale peor parado en términos de prejuicios masculinos en las firmas (65% varones versus 28% mujeres), mientras que HuffPost fue el mejor (solo 13% varones versus 8% mujeres). HuffPost también se destacó por tener una gran cantidad de artículos escritos por equipos mixtos.

Preocupación entre las periodistas europeas que trabajan por la igualdad

Los datos que arroja el estudio han incrementado la preocupación entre las periodistas de Europa consultadas, algunas de las cuales culparon de este desequilibrio a la cultura que aún perdura en las salas de redacción, “que a menudo es machista, de alto ritmo y exigente, particularmente en términos de horas largas, y no aptas para la familia”, indica el estudio.

La profesora Suzanne Franks, jefa del Departamento de Periodismo de la Universidad de Londres y autora de varios proyectos de investigación sobre mujeres en periodismo, señaló que el informe destacaba las antiguas desigualdades dentro de la profesión. “Es excelente que tengamos aquí un estudio amplio, que compare las disparidades de género en tantos países. Lo que no es tan bueno es la persistencia de las mismas desigualdes en lo que se refiere a la firma y quién aparece en las imágenes de las noticias. Esperemos que al resaltar una vez más estos sesgos de género en el periodismo veamos esfuerzos concertados para el cambio “.

Susanne Klingner, periodista alemana con más de diez años de experiencia en el campo de la igualdad de género, incluyendo el desarrollo de Plan W, una revista de negocios para mujeres para un importante periódico, Sueddeutsche Zeitung, dijo que no le sorprendía que Alemania saliera tan mal retratada en el estudio.

“En cada estudio de la OCDE, Alemania se encuentra en la parte inferior de la balanza con respecto al equilibrio de género”, dijo. “Me gustaría decir que este mal resultado tiene que ver con la selección de los medios de comunicación ya que no hay artículos de medios progresistas como SZ o DIE ZEIT en el estudio, pero me temo que no habría cambiado demasiado”, dijo Klingner.

“El 95% de los periódicos alemanes son dirigidos por hombres. Muchas mujeres jóvenes permanecen invisibles, sin importar el talento que tengan. Simplemente no tienen el mismo número de defensores en la empresa. En el momento en que haya suficientes mujeres en puestos de liderazgo, esto cambiará… Las empresas de noticias están fallando porque piensan que ser progresista solo significa informar de manera progresista, pero no necesariamente ser una empresa progresista … y a las empresas conservadoras no les importa”.

Foto de archivo de la redacción de un periódico. Autor: Paweł Janczaruk

Deja un comentario