Una encuesta llevada a cabo por Cision, una empresa de soluciones integrales para medios de comunicación y marketing, que cotiza en la bolsa de Nueva York, concluye que los periodistas (en concreto, el 75% de los 1.355 encuestados en seis países) antepondrían la precisión, en el mayor grado posible, aunque tuviera que retrasarse su publicación, a una información imprecisa pero rápidamente lanzada al aire.

En concreto, según el informe State of the Media 2018, “a nivel mundial, el 75 por ciento de los medios dice que garantizar que el contenido sea 100 por ciento preciso es lo más importante para su organización”, antes que ser los primeros.

Además, el 56 por ciento de los periodistas dijo que el fenómeno de las fake news está causando que las audiencias se vuelvan más escépticas sobre el contenido que consumen.

Más de la mitad dijo que las “noticias falsas” están haciendo que los lectores sean más escépticos sobre el contenido que leen, incluidas las noticias producidas por periodistas reales, mientras que el 46 por ciento todavía no está seguro de cómo estas historias falsas afectarán a su organización en el futuro. “Puede haber un lado positivo del fenómeno de las noticias falsas -indica el informe-: el 21 por ciento de los encuestados dijo que está aumentando la importancia de los estándares periodísticos, mientras que el 9 por ciento dijo que está mejorando la popularidad de las marcas de medios establecidas y de confianza”.

“Ser preciso -subraya el State of the Media 2018– siempre ha sido importante para los periodistas, pero en estos momentos enfatizan que anteponer la precisión puede ayudar a los medios a hacer crecer su audiencia. Cuando le preguntamos a los periodistas si el público había perdido o ganado confianza en los medios durante el año pasado, el 71 por ciento dijo que la gente había perdido la confianza, y solo el 5 por ciento dijo lo contrario. Si bien sigue siendo un número preocupante, ha bajado del 91 por ciento en la encuesta del año pasado. ¿Por qué ese descenso? Los constantes ataques a la industria de los medios han hecho que la gente preste más atención a lo que hacen los periodistas y el valor que proporcionan”. En ese contexto, apuntan el informe, la precisión y la veracidad deben reforzarse, porque en ese panorama de ataques, cualquier fallo por intentar ser los primeros tiene un coste social muy elevado y refuerza a la corriente crítica con los medios..

Según el estudio, en estos momentos de confusión informativa, “el público está buscando fuentes tradicionalmente confiables para informarse de lo que está sucediendo”.

La falta de personal, primer motivo de preocupación en el periodismo

El estudio, asimismo, aborda de manera global otros retos que debe afrontar el periodismo. “No es ningún secreto que la industria del periodismo está experimentando algunos cambios profundos. Las redacciones se reducen o cambian el enfoque de su cobertura. Los datos de la encuesta ayudaron a dilucidar el alcance de esos cambios. De todos los problemas que enfrenta la industria, el 28 por ciento dijo que el personal y los recursos fueron los mayores desafíos en el periodismo en los últimos 12 meses. Las redes sociales y los motores de búsqueda quedaron en segundo lugar, con un porcentaje cercano al 25 por ciento. Las fake news, las líneas borrosas entre la información y la publicidad, y las cuestiones relacionadas con la libertad de prensa, completaron la lista de desafíos.

Tendencias emergentes de tecnología y redes sociales

Las redes sociales “han sido un importante elemento disruptor de medios durante años, pero todavía es algo que muchos periodistas lidian como parte de sus tareas diarias”.

Cuando se les preguntó qué nuevas tecnologías cambiarán la forma en que los periodistas trabajan más, el 34 por ciento dijo que los nuevos algoritmos de las redes sociales. Específicamente, citaron las recientes actualizaciones de algoritmos y fuentes de noticias de Facebook, diciendo que tendrán mucho impacto en sus trabajos. Más de un cuarto de los encuestados dijo que la mejor y más barata tecnología de producción de vídeo influiría en su trabajo, mientras que el 21 por ciento cree que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático mejoran la forma en que analizan los datos de tráfico y rendimiento y predicen las tendencias de lectura.

En cuanto a otras tecnologías, la encuesta concluye que los asistentes de voz domésticos, como Amazon Alexa y Google Home, pueden incorporarse en el proceso de desarrollo de contenido en el futuro. Hasta el 38 por ciento de los encuestados dice que estos dispositivos tendrán un impacto, pero aún no son una prioridad a corto plazo. Otro 32 por ciento dijo que estos dispositivos no tendrían un gran impacto en el consumo de medios, mientras que el 22 por ciento dijo que aumentaría el enfoque de las personas en los nuevos canales de distribución de contenido. Un pequeño número, el 8 por ciento, dijo que esta tecnología obligaría a reconsiderar por completo la publicación tal como la conocemos.

 

Deja un comentario