La Agencia de Prensa Alemana (DPA) llevaba medio siglo ofreciendo cobertura a España e Hispanoamérica de lo que sucedía en Alemania con un servicio de noticias en castellano. Pero después de más de 50 años, casi no habrá cobertura de texto en español a partir de 2019. Los periodistas de la DPA en España e Hispanoamérica han recibido estos días la comunicación de la empresa matriz, y 40 de los 50 empleados directos perderán sus puestos, según publica TAZ.  Cecilia Becaria, hasta ahora editora senior en Buenos Aires, incluso dijo que son casi 70 personas las que perderán su trabajo.

La agencia apunta a que es una decisión momentánea mientras reconfiguran el servicio. “Solo estamos reconstruyendo el servicio de habla hispana”, comenta a TAZ el portavoz de DPA Jens Petersen. En lugar de textos, el enfoque en el futuro se centrará en la información audiovisual. Menos textos, vídeos de producción propia e informes de radio, este objetivo también se refleja en los despidos: son los periodistas quienes escriben principalmente los textos quienes causarán baja

Si bien el trabajo en Madrid continuará hasta el cambio de año, los empleados de Buenos Aires se enteraron de que de ahora en adelante no podrán continuar con su trabajo. Muchos reaccionaron consternados y hablaron del fin de una era. “Un día triste para el periodismo independiente en español”, escribió Jörg Vogelsänger, editor de noticias de DPA de habla española, en Twitter.

Sin oficinas en Madrid

En Buenos Aires, Río de Janeiro, Ciudad de México, Bogotá, La Habana y Madrid, ya no habrá oficinas sino que se convertirán en corresponsalías. Por lo tanto, ya no será un servicio de noticias independiente, sino solo una parte de la red de corresponsales de todo el DPA.

El servicio en español, según el DPA, estaba en números rojos. Y las encuestas de clientes han revelado que era necesario realizar este cambio de orientación, explica Petersen, hablando de un “entorno de mercado difícil” en América del Sur.

Allí, otras agencias dominan el terreno, especialmente las agencias españolas y las estatales subvencionadas, que suministran información a casi 900 medios solo en Estados Unidos. A modo de comparación: al DPA de habla española se habían suscrito poco más de 200 clientes, apunta el artículo de TAZ.

Aunque el 80 por ciento de la fuerza laboral está siendo despedido, Petersen dice que no se puede decir que la producción vaya a reducirse drásticamente y que trabajarán con lo que tienen en estos momentos.

Deja un comentario