Twipe, una compañía de software especializada en productos para editoras de medios online, ha llevado a cabo un estudio en el que recopila las mejores prácticas que pueden desarrollarse a la hora de lanzar ediciones digitales, basándose en la experiencia de ocho periódicos europeos, entre ellos el periódico español Diario de Navarra, y otros como Le Monde, Die Welt o The Economist.

Las ediciones analizadas son:

  • Handelsblatt10, perteneciente a Handelsblatt (Alemania)
  • DN+, de Diario de Navarra (España)
  • La Matinale, del periódico Le Monde (Francia)
  • L’édition du Soir, de Ouest-France (Francia)
  • Espresso, de The Economist (Reino Unido)
  • The Independent Daily Edition, perteneciente a The Independent (Reino Unido)
  • 12, perteneciente a Tamedia (Suiza)

El estudio se centra en ediciones específicas de los medios online; es decir, aquellas que se ofrecen como un paquete de contenido finito, publicado a través de canales digitales con una cierta frecuencia, pertenecientes a una serie, y sin una contraparte impresa que contenga el mismo contenido.

Aunque la investigación comenzó con el objetivo de enumerar primero todas las ediciones digitales únicas que existían, “descubrimos rápidamente que el mercado no era tan maduro como esperábamos. Aparte de algunos ejemplos que se destacan, no hay muchas ediciones digitales disponibles hoy en día. A partir de esto, nos preguntamos qué fue lo que impulsó la creación de estas ediciones y qué similitudes tuvieron que las llevaron a tener éxito”.

El estudio reitera que no se trata de ediciones digitales tal como podemos entenderlas (todo el periódico online, como parte distinta de la edición impresa), sino unas ediciones específicas, dentro del periódico online, o en un canal (por ejemplo, móvil) que se dedican a un tipo de lectores concretos: por ejemplo, una edición destinada a jóvenes, a modo de resumen del día, o con temas distintos, dentro del periódico digital general.

Pensadas para lectores con poco tiempo y para aumentar ingresos y suscripciones

La investigación llega a la conclusión de que en Europa, estas ediciones digitales “están siendo utilizadas principalmente por las editoras para satisfacer las necesidades de los lectores que tienen poco tiempo y como oportunidades adicionales de ingresos”.

Dentro del primer caso, el de ediciones para captar un publico distinto o con menos tiempo, se encuentra por ejemplo Le Matinale, una edición digital que le Monde publica por la mañana, dirigida a los lectores más jóvenes. Otro ejemplo es el de las ediciones nocturnas, como la de Ouest-France, en las que seleccionan un contenido integral, pero refuerzan aspectos de ocio como juegos e historias interactivas. Se trata de ediciones del propio periódico, íntegras en sí mismas informativamente hablando, pero que se caracterizan por un tratamiento y un contenido distinto (o especialmente seleccionado) del que puede encontrarse en la edición general.

Estas ediciones, parecidas a las que, por ejemplo, los medios regionales poseen en provincias o comarcas, buscan ofrecer un producto que se adapte a lectores específicos, y además monetizar estas ediciones. Con frecuencia, también son un espacio de innovación y experimentación.

En la vertiente comercial, los medios que forman parte del estudio indicaron que obtenían rendimiento fundamentalmente a través de tres vías: ayudando a adquirir nuevos lectores de pago, ya que las suscripciones de este tipo de productos suelen ser más económicas que las suscripciones estándar; creando un “valor agregado” que las personas están más dispuestas a pagar; y reducir los costes derivados de crear este tipo de edición en formato impreso.

Según resume Journalism.co.uk, si bien los ocho productos presentados tenían diferentes estrategias de precios y algunos ofrecían pruebas gratuitas limitadas, ninguno estaba disponible de forma gratuita.

Sin embargo, el estudio señala que es importante “resaltar el valor agregado de las ediciones digitales” y tener en cuenta la “percepción pública de que es más barato producir [una edición digital] que una impresa” al proponer una estrategia de fijación de precios.

“Queríamos ofrecer algo que estuviera entre el consumo gratuito de los artículos digitales y una suscripción completa: algo así como un primer paso para convertirse en suscriptor“, dijo Remy Becher, director de Innovación de The Economist, citado en el informe.

Seis buenas prácticas

Basándose en las entrevistas, el informe identifica seis buenas prácticas y áreas de enfoque para los editores que buscan desarrollar ediciones solo-digitales, dentro del periódico digital:

  1. Finitud. Al asegurar que los lectores podrán terminar de leer la edición, es más probable que el lector incluya la edición en su rutina diaria. El proceso de selección y tratamiento (noticias interactivas de piezas que ya existen o nuevas, etc.) de esta edición es básico
  2. Precio separado y económico. Hay que permitir que los lectores se suscriban sólo a este producto y el precio no debe sobrepasar el coste diario de una taza de café.
  3. Notificaciones push. Es muy útil el uso de alertas como recordatorio para los lectores, ya sea para advertirlos sobre la disponibilidad de una nueva edición, o como forma de indicarles que se ha producido una información de última hora de cierta relevancia.
  4. Innovación. Según el estudio, “hay que usar también estas ediciones como un campo para la innovación, que (…) va más allá de la mera creación de las ediciones digitales. Es un camino para experimentar e ir creando la mejor experiencia de usuario posible”;
  5. Ir donde están los lectores. Usando la información que tienen sobre la audiencia de estas ediciones, los medios de noticias pueden liberar recursos y priorizar aquello que seá más útil para sus lectores.
  6. Crear fuertes equipos polifuncionales. Invertir en un equipo con diferentes habilidades y experiencia permite que las  decisiones sobre el producto se pueden tomar de forma rápida y más efectiva. Así, indica el estudio, esta edición especial mejorará constantemente y seguirá siendo relevante para el público.

En el caso español de DN+, de Diario de Navarra, se trata de “una propuesta que transita con el usuario los distintos momentos del día. Despierta con un flash informativo -en forma de podcast o de boletín informativo en el correo electrónico-, avanza las horas con las noticias y la actualización permanente en la web y su aplicación móvil y prepara, durante la tarde, un producto exclusivo y en formato tablet, que promete lectura tranquila y atractiva a última hora del día. Para irse a dormir sabiendo de qué se hablará mañana”, según explica Diario de Navarra.

El estudio completo de Twipe puede consultarse aquí.

Deja un comentario