El conflicto que se está viviendo con los repartidores de prensa ha dejado esta semana muchos quioscos desabastecidos aparte de los graves problemas que han sufrido quienes han querido ejercer su derecho al trabajo.

El presidente de la Asociación de Medios de Información (AMI), Javier Moll, se ha reunido esta semana con los principales editores afectados por los paros de los transportistas autónomos contratados por el grupo Boyacá para prestar el servicio de reparto de prensa y revistas en la Comunidad de Madrid.

A la reunión, junto al presidente de AMI y presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll, han asistido el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández Galiano, el consejero celegado de Vocento, Luis Enríquez, el consejero delegado de Prisa Noticias, Alejandro Martínez Peón, y el presidente del consejo de administración de La Razón, Santiago Barreno.

Tras el encuentro, Javier Moll ha asegurado que «el conflicto que está sufriendo la prensa en Madrid es un boicot inaceptable. Impedir con violencia que los periódicos lleguen a los puntos de venta causa un daño irreparable no solo a los grupos de comunicación y a los quiosqueros sino también, y sobre todo, a los ciudadanos, a los que se está privando de un derecho constitucional como es el de la información», ha dicho.

El presidente de AMI ha insistido en que «es un ataque frontal al derecho a la información. Una sociedad libre y democrática no debería permitir actuaciones intimidatorias y al margen de la ley». Es por eso por lo que ha instado a las «fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a actuar para garantizar el normal reparto de periódicos y revistas en la Comunidad de Madrid».

La Asociación de Medios de Información apela a la sensatez de los repartidores de prensa y les insta a que abandonen la vía coercitiva y se sienten a dialogar, sin el chantaje ni la violencia de los piquetes, para poner fin a un conflicto que está generando un grave perjuicio al sector y a la sociedad civil, informa ABC.

Deja un comentario