La editorial Condé Nast pondrá todos sus títulos detrás de muros de pago a finales de año, siguiendo la tendencia de numerosos medios de comunicación, que tratan de buscar una salida a la crisis después de que los proyectos encaminados a subsistir mediante publicidad, generando muchas páginas vistas, estén siendo relegados por la imposibilidad de ser suficiente para subsistir y porque consumen recursos que deben destinarse a periodismo de calidad, si se desea sobrevivir.

Tres títulos de Condé Nast, el New Yorker, Vanity Fair y Wired ya están detrás de muros metered, que permiten leer gratuitamente un máximo de cuatro artículos cada mes, previo registro. Ahora, la compañía planea extender la suscripción digital a sus otros títulos, incluidos Vogue, GQ, Bon Appétit y Glamour, según publicaba estos días The Wall Street Journal.

Condé Nast está buscando formas de reactivar su crecimiento, a medida que la publicidad impresa continúa desvaneciéndose y compite por los ingresos de los anuncios digitales contra Google y Facebook, y ahora también Amazon.

“Cuando a algo se le pone precio, significa que se tiene confianza en el producto”, dijo Pamela Drucker Mann, la directora de ventas y marketing de Condé Nast, quien impulsó la estrategia de pago por contenidos, reseña Marketwatch. Espera que ninguno de los títulos que sitúe detrás de un muro de pago medido pierda audiencias digitales.

Autor de la fotografía: ishawalia

Deja un comentario