El agregador de noticias digitales holandés Blendle dejará de vender artículos individuales  y se centrará en su servicio de suscripción premium. Los micropagos, que en algún momento pudieron verse como una forma de aliviar parte de la escasez de ingresos de los periódicos, no han cuajado, al menos en el volumen que se esperaba. La mayor parte de los periódicos que pusieron en marcha sistemas de cobro por artículos individuales apenas los han promocionado, porque las campañas se centran en las suscripciones premium, de mayor retorno.

Blendle se lanzó en 2014 al calor de la tendencia por integrar contenidos digitales informativos procedentes de diversas fuentes, de manera que los lectores pudieran comprar (o leer) artículos sin necesidad de ir a cada periódico ni tener que dejar sus datos en cada uno de ellos.

Blendle fue uno esos quioscos pioneros, bautizado rápidamente como el iTunes del periodismo, que desde Holanda se expandió con cierta fuerza por Alemania y posteriormente a Estados Unidos, y allí se presentó como el Netflix del periodismo. Han invertido en esta empresa grupos  como la editora del New York Times, la alemana Axel Springer o Nikkei, propietaria del Financial Times.

Ofrecía a los lectores historias premium de varias fuentes, en lugar de requerir una suscripción para cada medio de comunicación. Los editores podían elegir el precio exacto de su artículo, pero los artículos generalmente costaban entre 0.10 y  0.89 euros, aunque es posible también comprar ejemplares completos.

Hace un par de años, lanzó en paralelo la posibilidad de que los lectores pudieran pagar ya una suscripción. Ahora, definitivamente, los micropagos han desaparecido de la oferta.

Más información: 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here