La complicada situación que atraviesan los medios de comunicación empuja a muchos estudiantes de periodismo y a periodistas séniors que han perdido su empleo a buscar en el autoempleo una forma de comenzar o continuar sus carreras. En algunos casos, son grupos de periodistas de un mismo medio en el que se han producido despidos o ERE los que tratan de lanzar un medio con ciertas similitudes al que pertenecían, pero tratando de eliminar lo menos diferencial; en otros casos, son periodistas séniors, muchas veces ex directivos, a título personal,  los que impulsan un nuevo medio, reclutando antiguos compañeros o con gente nueva, porque consideran que hay un hueco en el mercado y que el proyecto puede encajar.

Unas veces, son periódicos generalistas, otros temáticos o de nicho; en muchos casos, con un elevado porcentaje, los nuevos medios son locales, e incluso hiperlocales, etc.

Son pocos los que lograr sobrevivir más allá del primer o segundo año. Muchas veces, es la falta de un profundo análisis de cómo enfocar el proyecto, el que da al traste con el plan; en otras, el análisis y la oportunidad existen, pero la falta de financiación hace que pasado el empuje inicial marcado por la ilusión y el esfuerzo personal para cubrir las necesidades reales de personal, el proyecto sea insostenible.

Precisamente sobre este último punto, sobre cómo conseguir algo de financiación para el lanzamiento del medio, (siempre que se trata de un proyecto relativamente modesto), ha explicado su experiencia Martín Rodríguez Pellecer, CEO y director de un nuevo medio iberoamericano como Nómada.

Según Rodríguez Pellecer, cuando fundé Nómada, el medio del que soy el director y principal accionista, apenas imaginaba lo difícil que puede ser financiar el periodismo de calidad. Ahora, cuatro años después, en el ámbito empresarial y financiero estamos empezando a ver la luz al final del túnel gracias a nuestro modelo de negocios”.

Estas son las siete claves que, según el director de Nómada, tal como recoge el Knight center, hay que tener en cuenta:

Diversificar las fuentes de ingresos

El primer paso (en 2015), indica Rodríguez Pellecer, “fue acercarnos a una incubadora de negocios que se llama Alterna. Apoya proyectos en su fase inicial para construir su modelo de negocios con una oferta muy atractiva: Cobra conforme uno aumente sus ventas a partir de su intervención. Desde este momento empezamos a poner en práctica un principio básico empresarial: No se pueden poner todos los huevos en la misma canasta. No es que después de una incubación ya se tengan todas las respuestas, pero uno va aprendiendo conforme pone en práctica las ideas”.

Dos años después “me parece que estamos encaminándonos a una respuesta en esta diversificación”:

– Ventas ‘normales’ de pauta y productos comerciales.

– Patrocinios de eventos lúdicos y académicos.

– Agencia de contenido

– Grants de fundaciones (representan el 47% de ingresos).

“Los ingresos de Nómada en 2017 fueron  585.000 dólares, que representan el 87% de nuestro presupuesto. Estamos muy cerca de alcanzar el punto de equilibrio en nuestro cuarto año de operación”, apunta

Tener un colchón, un ingreso base que permita operar

“Esto se dice fácil si uno hereda una fortuna. Yo no heredé una fortuna. Lo primero que hice (2014) fue convertir posibilidades de consultoría por parte de instituciones internacionales, fundaciones y oenegés en investigaciones periodísticas que podían ser públicas (o no). Esto aumentaba la agilidad para la lectura y el impacto para los donantes. Y para mí, financiaba periodismo. Esto nos permitió empezar a demostrar con hechos que podíamos ser un medio de investigación de calidad”.

Ese no es un capital suficiente para tener un equipo periodístico -indica Rodríguez Pellecer-“que nos permitiera crecer en nuestra misión como empresa y medio, y vendí también acciones a personajes públicos intachables. El precio de 1% de las acciones ha ido creciendo desde US $10,000 hasta US $20.000 en cuatro años”.

Además, “un familiar me confió una propiedad para hipotecarla y pedí un préstamo bancario que empezó por US $230.000, aumentó hasta US $450.000 y ahora disminuyó hasta situarse en US $360.000. Eso sí, no hemos dejado de pagar a tiempo ningún mes”.

Hacer una apuesta, una inversión

“A mi generación de periodistas, que decidimos fundar medios más independientes que los medios tradicionales, nos ha tocado aprender de empresarialidad (o dirección de organizaciones no lucrativas) más bien por necesidad, como creo que les ocurre a todos los emprendedores. Para ensayar en esta diversificación de fuentes, se necesita invertir, apostar. No se pueden lograr ingresos suficientes para financiar un equipo de 8 periodistas (incluyéndome) sólo con pasantes o contrataciones a medio tiempo, se necesita un equipo comercial”.

“Así que desde 2016 hasta 2018 empezamos a invertir en varios puestos”:

– Fundraiser y administradora

– Gerente de ventas

– Gestora de eventos

– Productora audiovisual

– Segunda diseñadora gráfica

– Segunda productora audiovisual

– Tercer diseñador gráfico

– Segundo encargado de ventas

– Administradora (a tiempo completo)

– Gerente general

– Gerente de estrategia

“Es decir, uno tiene que apostar, invertir, y trabajar para que esa inversión genere ingresos”.

Ensayar productos digitales (no solo banners)

“La prosperidad no está en los banners (…) Google y Facebook se comieron el mercado digital y eso hace que no podamos cobrar por un banner de 500.000 visitas más que lo que se cobra por una página de un periódico que ven 50.000 personas”, apunta,.

“De igual manera, los productos comerciales digitales, como guías de viajes, vÍdeos de emprendedores o herramientas/juegos sobre marcas, continúan siendo el 43% de nuestros ingresos”.

Los eventos

Inspirados en el ISOJ y el Texas Tribune, “pensamos en hacer eventos desde Nómada con tres objetivos”:

– Dar a nuestra comunidad de usuarios otras avenidas para el conocimiento (charlas Dixit, tipo TED)

– Cohesionar a nuestra comunidad con nosotros y entre sí (Fiestas, Mercadillos)

– Dar a nuestros clientes una herramienta de patrocinio en la que pueden interactuar con nuestra comunidad en persona.   

“Periodistas emprendedores:  mientras un banner tiene un precio de US $1.500, los patrocinios para eventos oscilan entre US $500 y $20.000″.

En términos de equipo, “una de las lecciones es que se necesita contratar a una persona tiempo completo para organizarlo (puede empezarse contratando a alguien free-lance o medio tiempo), una o dos personas para buscar patrocinios (más el involucramiento del director o directora del medio), dedicar tiempo de la administradora, del equipo de diseño y del community manager. Además, tener un pequeño fondo para invertir. Alquilar los lugares para los eventos, traer a los conferencistas o comprar las bebidas y comidas antes de que lleguen los asistentes no es gratuito. Además, los patrocinios pueden tardarse hasta tres meses en hacerse efectivos con empresas grandes.(…) Idealmente, debería pensarse en obtener el doble de ingresos que la inversión. Y deben buscarse ingresos desde el consumo y la asistencia, pero especialmente en los patrocinios”.

“Hemos hecho conferencias Dixit sobre medios y el futuro, sobre mujeres cambiando el mundo, sobre tecnología para la innovación social y sobre innovación social empresarial”.

 La agencia de contenido: Nueve, de Nómada

Inspirados en GK (Ecuador) y VICE-México y “tomando en cuenta que había empresas a quienes les interesaba contratar nuestros servicios de vídeo, diseño, manejo de redes sociales y análisis político especializado, fundamos nuestra agencia Nueve. El reto supone la administración de los tiempos del equipo de producción audiovisual, diseño y edición. Aquí hemos hecho alianzas comerciales para clientes grandes como bancos, siderúrgicas o empresas de bebidasLo bueno de esta fuente de ingresos es que no requiere de más inversión que la que ya se hace, y tener un equipo de calidad para producción audiovisual, diseño y análisis político es bueno para el periodismo también”.

Alianzas estratégicas financieras-empresariales

“En nuestro cuarto año, en el que ya empezamos a ser parte de las empresas de impacto social, hemos buscado dos alianzas nuevas. “Una es con el Media Development Investment Fund, con quienes estamos a punto de reestructurar la mayor parte de nuestra deuda (US$310.000) para obtener mejores tasas de interés con asesoría técnica. Y también otra con el fondo Qomon Capital del Grupo IDC (centroamericano) que incluye su ingreso como accionistas (5%), reestructuración de otra parte de la deuda (US$50.000) y asesoría técnica”.

 

Deja un comentario